Editoriales, Opinión

A catorce años de aquella Primavera Negra, editorial 473

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) El pasado sábado 18 de marzo se cumplieron catorce años de la Primavera Negra de Cuba. Fue esta la primera razzia represiva de envergadura y resonancia realizada por el régimen militar totalitario castrista contra la oposición pacífica interna cubana.

El 18 de marzo de 2003, el difunto ex dictador Fidel Castro ordenó los arrestos de opositores y periodistas independientes, sus juicios sin garantías procesales y la inmediata condena de setenta y cinco de estos a largas penas de prisión.

Unos días después, por orden del dictador, luego de ser procesados sumariamente y sin garantías, fueron fusilados tres jóvenes negros que intentaron secuestrar la lanchita de Regla.

El difunto ex tirano pensó que colapsaría a la oposición pacífica interna cubana. Al final, solo consiguió una proyección internacional de esta oposición pacífica interna, más allá de todos sus cálculos.

Por lo pronto el fruto primado de aquel espasmo soberbio del déspota absoluto marcó el origen de una de las más emblemáticas y prestigiosas organizaciones opositoras pacíficas internas del momento. La Primavera Negra de 2003 originó el surgimiento de las Damas de Blanco, la organización opositora pacífica femenina que ha marcado y marca la diferencia en el enfrentamiento pacífico contra la dictadura que tiene lugar en este momento.

La líder opositora Marta Beatriz Roque Cabello, quien fuera en su momento una entre los arrestados y condenados sumariamente y encarcelados de aquella Primavera Negra de 2003, ha advertido que el régimen, “… ha entrado en pánico, porque teme que los que disienten contagien al resto del pueblo, basados en la difícil e irreversible situación política, social y económica que vivimos los cubanos”. En esa advertencia alerta: “…el Vicealmirante Julio César Gandarilla Bermejo, nuevo ministro del Interior, ha prometido acabar con la oposición antes que Raúl Castro termine con sus cargos de presidente del Consejo de Estado y de Ministros”.

La prioridad para el régimen en este aniversario de la Primavera Negra de 2003 es acabar con las Damas de Blanco (MDB), la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y el Frente de Acción Cívica Orlando Zapata Tamayo (FACOZT), entre otros. Para obtener la realización exitosa de esta prioridad y dada la naturaleza criminal de este régimen puede y debe esperarse lo peor en un futuro inmediato.

Sobre la esencia gansteril del régimen militar totalitario castrista, esta queda evidenciada en la naturaleza criminal mostrada en su proceder. Más recientemente, la policía Seguridad del Estado (DSE) impone elevadas multas por cualquier motivo. Para ello se vale de acusaciones de desacato, atentado, escándalo y desordenes públicos. Hoy día se roban el dinero y los equipos electrónicos elegidos en los registros y detenciones. Entre otros casos, robaron a la Dama de Blanco Lismeirys Quintana Ávila la cantidad de 776 CUC, sin hacer el llamado documento de decomiso. A esta mujer, le invadieron sus fueros familiares e intentaron intervenir en la guarda y custodia de sus hijos menores.

Atacar a las familias de los opositores e inventarles delitos a los hijos menores de opositores como han hecho con el hijo de la Dama de Blanco Aliuska Gómez García, de Lázara Bárbara Sendiña, entre otros casos, marca la pauta en la conducta criminal del régimen militar totalitario castrista en la actualidad.

La prioridad de la dictadura castrista es acabar con las Damas de Blanco, la solidaridad internacional y el ejercicio serio, responsable, comprometido y veraz del periodismo, deben imponer el valladar de decoro ciudadano y solidario que dé al traste con estos propósitos criminales y con las personas viles que se aprestan a cumplimentarlos.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*