Editoriales, Opinión

A la vera del Padre por amor a los que sufren

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Tres sacerdotes católicos cubanos y residentes en Cuba, el Padre Castor José Álvarez de Devesa, Cura del Modelo, Camagüey, Padre José Conrado Rodríguez Alegre, Párroco de San Francisco de Paula, Trinidad, Cienfuegos y el Padre Roque Nelvis Morales Fonseca, Párroco de Cueto, Holguín redactaron y dieron a conocer una carta dirigida al general de ejército y dictador presidente Raúl Castro. En la misiva, los tres servidores de Dios marcaron una pauta de amor a Cuba y a cada cubano, como nunca antes desde Fray Bartolomé de Las Casas, en Cuba en que algún sacerdote católico había marcado una pauta semejante de amor por los que sufren. La carta marcó cotas de coraje ciudadano y dignidad que trajeron de vuelta el ejemplo magnífico de aquel Padre Varela que nos enseñó a pensar y salió de la intimidad del templo hasta la tribuna pública del coraje y la dignidad patriótica y ciudadana.

En su misiva, los tres sacerdotes señalaron como desde la imposición del Partido Comunista como único partido autorizado a existir y quizás hasta antes de esto, nunca se ha permitido al oprimido pueblo cubano, alzar su voz o escuchar voces diferentes, porque en Cuba, lo diferente que ha intentado hacerse oír ha sido silenciado, desde 1959.

En su carta, denuncian al estigma totalitario que ha penetrado cada capa de la sociedad cubana. Que en Cuba, nadie tiene libertad de expresión. Como el miedo impuesto hace que todos se cuiden para decir lo que piensan y sienten. Como se vive con miedo, incluso, de aquellos con los que se convive a diario, a los compañeros de escuela, de trabajo, vecinos, conocidos y familiares. La carta denuncia que en Cuba, se convive en medio de un entramado de mentiras que abarca desde el hogar hasta las más altas esferas.

Los sacerdotes denunciaron el monopolio y el control enajenante y totalizador de los medios de comunicación social para que nadie tenga acceso a medios públicos de comunicación libremente. Que no existe educación alternativa. Que todo niño cubano tiene la obligación de escolarizarse en un solo modelo de escuela, bajo una sola ideología y un único modo de pensar. Demandan el derecho para todos a tener alternativas educacionales y opciones para la formación del pensamiento. Que los padres cubanos tienen el derecho a elegir qué tipo de educación desean para sus hijos.

Demandaron elegir en libertad. Su carta denuncia como en Cuba solo hay votaciones y no elecciones sin fraude. Afirmaron que urge la celebración de elecciones donde se pueda decidir no sólo un hipotético futuro, sino también, un presente adecuado. Que hoy día se invita a “votar”, para solo decir “sí” a lo que ya existe, sin voluntad real de cambio. Afirmaron que elegir implica, opciones diversas, la posibilidad real de tomar un camino diferente.

En las conclusiones establecieron que “Dios no solo respeta la libertad humana, sino que parece necesitarla”. Ellos se situaron a la vera del Padre por amor a los que sufren, para elegir siempre el bien mayor para todos, desde la libertad.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*