Editoriales, Opinión

¡Abajo la esclavizadora Prostituyente del pueblo de Venezuela!, editorial 494

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) El régimen militar totalitario castrista está en posesión total de Venezuela en virtud de acuerdos secretos establecidos por Hugo Chávez y Fidel Castro, desde antes de la toma del poder de Chávez y el castro-fascismo sobre Venezuela. Es importante denunciar estos acuerdos para que se conozca internacionalmente la ilegitima participación de los castristas en los asuntos internos de Venezuela.

Es menester potenciar visualización de la injerencia Castro-fascista en los asuntos internos de Venezuela como causa principal del desastre interno en Venezuela. Enumerar los perjuicios provocados por esta injerencia en los últimos 20 años. Denunciar la ilegitimidad legal de este vínculo. Solicitar ayuda internacional para detener la fuerza invasora castrista en Venezuela. Actuar sobre los ejecutores y sus consecuencias de manera evidente en proporción a lo que ellos perjudican y han perjudicado.

Se acerca el momento en que la humanidad comprenda que se hace necesaria la afirmación de la norma de no convivencia con los horrores en perspectiva.

En 1953, una orden presidencial detuvo en el paralelo 38 al más emblemático general del ejército estadounidense de aquellos momentos, el general Douglas Mc Arthur. Esa orden le concedió permanencia y continuidad al régimen de pesadilla de Corea del Norte, encabezado hoy por el payaso Kim Jong Un. Lo que ha sucedido en la actualidad y lo que suceda en un futuro, serán las consecuencias legítimas de aquella orden inspirada en la ‘convivencia pacífica’.

Según estudios realizados en Japón y los Estados Unidos, pudo conocerse que Corea del Norte podrá disponer de ojivas nucleares para sus misiles. Hoy el payaso tragi-cómico que tiene el poder absoluto en Corea del Norte, podría colocar ojivas nucleares en sus misiles intercontinentales. Se dice que han miniaturizado las ojivas nucleares y de esta forma han traspuesto o traspondrán el umbral que les colocará en la lista de las potencias nucleares.

Quizás sea el momento de pasar por alto el error de 1953 y afirmarse en no cometer el error de 2017. Sobre los errores a cometer en 2017, salen a relucir los vinculados con la convivencia pacífica con las pesadillas políticas en que están atrapados los pueblos de Cuba y Venezuela. En 1961 la Casa Blanca decidió negar el apoyo aéreo a los invasores de Playa Girón, poco después, la satrapía castrista permitió a su potencia hegemónica, la antigua Unión Soviética, instalar misiles nucleares que apuntaron de forma directa a los Estados Unidos. El costo de la convivencia se fue más allá de aquellos cálculos políticos y posteriormente hubo una estación de rastreo en Lourdes y en la actualidad, Rusia podría modernizar un arsenal militar dirigido contra el enemigo seleccionado de siempre del castrismo.

La Venezuela chavista, facilitó documentación a terroristas del Medio Oriente para que estos se introdujeran a cubierto en América con propósitos y fines, que no será necesario pasar a describir en estos momentos. El régimen castrista tiene un amplio aval de subversión, violencia, narco negocios y otras menudencias. ¿Serán resultado de la convivencia con algunas pesadillas? ¿Son el fruto de lo políticamente correcto?

La farsa montada por los servicios especiales castristas para afirmar la dictadura en Venezuela desde la esclavizadora Prostituyente impuesta, debe ser desmontada ya. No puede afirmarse la perpetuidad de la convivencia políticamente correcta con otra pesadilla. Las pesadillas cuestan siempre y lo que cuestan, no lo pagan los políticos que con ellas deciden convivir.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

 

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*