Sociedad

Asediados de día y desprotegidos de noche

Güira de Melena, Artemisa, Jorge Bello, (PD) En las últimas semanas del mes en curso, la población del municipio Güira de Melena ha estado sometida a un acoso desmedido por agentes policiales locales que de conjunto con miembros de las Brigadas Especializadas del Ministerio del Interior (MININT), vulneran los derechos ciudadanos con requisas individuales en la vía pública, registros y allanamientos en viviendas sin orden previa y el asedio constante a cuentapropistas.

Son objeto de estas acciones bici taxistas, carretilleros de viandas y pequeños comerciantes. En algunos casos, han decidido dejar de funcionar, atemorizados ante la represión existente.

Mientras esto ocurre en horas diurnas, en las noches, la ciudadanía se encuentra desprotegida ante los hechos delictivos, violentos y vandálicos por la inoperancia de las fuerzas del orden público.

Algunas personas comentan que comienzan a sentir preocupación por la actuación de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en Güira, ya que mientras reprime y acosa a la población trabajadora durante el día, en las noches nada hace por garantizar la tranquilidad de la ciudadanía.

Miraida Vargas, vecina de la calle 96 No.8706 entre 87 y 89, quien convive con tres de sus hijos, en días pasados fue víctima de un intento de robo que devino en una agresión vandálica contra su vivienda. Refiere:
“En la madrugada del 9 de noviembre, mientras dormíamos, sentimos unos fuertes ruidos. Cuando nos levantamos, nos percatamos que intentaban penetrar en la casa para robar. Al quedar los delincuentes al descubierto, en el escape, lanzaron varias piedras contra los cristales de puertas y ventanas del frente de la casa, destrozándolos. Aunque recorrimos los alrededores en busca de los malhechores, estos nunca aparecieron. Eran alrededor de las 2:20 am cuando llamamos a la policía desde un teléfono celular, para dar parte de lo sucedido y estos jamás llegaron. Al amanecer, fuimos a la estación de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) e hicimos la denuncia. Incluso llevamos las fotos que tomamos como evidencia de la fechoría cometida. Pero no fueron a verificar. En fin, nos quedamos con los cristales rotos y decepcionados del proceder policial”.

Causa inquietud en los residentes de Güira la nula presencia de agentes de la policía de patrulla los fines de semana en el casco urbano de la localidad. Esto permite la proliferación de diversas manifestaciones delictivas como el consumo de drogas, la prostitución y hechos de naturaleza violenta, como el ocurrido a una pareja de jóvenes en la madrugada del 19 de noviembre, después de haber disfrutado de un concierto musical qué tuvo lugar ese día en el municipio, protagonizado por el popular grupo de reggaetón Los Cuatro”.

La joven agredida, llamada Daydì Pérez Pérez, con domicilio en la avenida 78 No.10124 interior entre 101 y 103, explicó lo ocurrido: “En la madrugada, cuando regresábamos del concierto, camino a casa, fuimos interceptados y agredidos por dos personas, quienes nos propinaron varios golpes con unas tablas. Al presentar Mario, mi novio, resistencia, los asaltantes sacaron un cuchillo y le dieron tres puñaladas. De ellas, dos fueron en la espalda y una en la mano derecha, dejándolo en el suelo tinto en sangre”.

Refiere la joven que fueron sus gritos los que los salvaron, provocando la huida de los agresores, que hasta la fecha no han sido capturados.

Este hecho ocurrió a escasos metros del parque del poblado, lugar donde se aglomera gran parte de los juerguistas, una vez que cierran las discotecas locales, realizando toda clase de indisciplinas sociales sin la mera presencia de un solo policía.

También, se conoció de un robo con violencia que ha conmocionado a la comunidad, perpetrado en la madrugada del lunes 20 de noviembre, por tres individuos (según declaraciones de la víctima) enmascarados que portaban armas de fuego en el poblado rural “El Gabriel”, contra un ciudadano nombrado Lisbet Oramas.

Según una fuente confiable de ese poblado, ubicado a cuatro kilómetros de Guira, Oramas, en su dormitorio, fue amordazado y amarrado de pies y manos con alambres de púa por los atracadores para robar en su domicilio. Entre lo sustraído se encontraban efectos electrodomésticos, joyas y una cuantiosa suma de dinero. La víctima no sufrió heridas de consideración durante el atraco. El caso aún se encuentra en fase investigativa por el Departamento Técnico Investigativo. No se han encontrado los ladrones.

Hechos como a los que se han hecho mención, son solo algunos que demuestran la inefectiva labor policial en este municipio artemiseño. De día, los policías asedian a personas trabajadoras, y en las madrugadas, contribuyen con su ineficacia a la realización de actos delictivos y vandálicos de maleantes que ponen en riesgo la vida y la tranquilidad ciudadana.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Jorge Bello; móvil +53 53353648

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*