Editoriales, Opinión

Concluye año malo y comienza otro peor, editorial 513

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Atados y cazados con la mentira por casi sesenta años, la conclusión del año 2017, epílogo y final sin navidades y casi sin esperanzas, del año 2017 en Cuba, fue como todos lo esperábamos por acá. Los oligopolios militares prometieron un surtido variado de turrones y otras golosinas afines para ‘celebrar’ el fin de año u otro ‘Aniversario del Triunfo de la Revolución’, nuestro mayor pesar, que fue sin duda razonable alguna, el triunfo de la banda armada verdeolivo, que encubrió su retrolución, llamándola ‘revolución’, todo esto, sin hablar de Navidad o Reyes Magos.

Años atrás, en 1969, el difunto ex dictador, Fidel Castro proclamó que las navidades, día de reyes, etc., eran ‘tradiciones importadas’. Poco después, promovían el aprendizaje de ruso por radio, como si los rusos y su idioma no fueran aún más importados y ajenos a nuestra idiosincrasia. En Cuba se consumió carne rusa enlatada, compotas y leche en polvo y condensada del mismo origen. Solo que no había otras opciones y fueron el paliativo de una miseria en comienzo y en ascenso. Nunca se trató que alguien, pueblo dentro, sintiera algún placer por tal consumo.

Desde Cuba y atados a la aprensión y el peligro que estar dentro conlleva, queremos trasladar nuestro amor, nuestra mejor intención y nuestros votos para una vida más próspera y mejor en el próximo año 2018, al pueblo del que formamos parte y a cada cubano que dentro o fuera de Cuba, desea para Cuba lo mejor. Mención especial hacemos de aquellos que dentro y fuera de Cuba, con su apoyo y sus colaboraciones hicieron posible que este espacio sin censuras para todos los cubanos continuara con sus entregas semanales.

Para cada uno de los que dentro y fuera de Cuba, contribuyó con su apoyo y sus colaboraciones a que el régimen militar castrista y sus servidores asalariados en los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia, (dentro y fuera de Cuba) vieran frustrados sus propósitos de cerrarnos, nuestros mejores deseos, de que tengan un próspero año nuevo, luego de disfrutar en felicidad y armonía la fiesta del amor navideño.

Se nos encima la sombra letal de la influencia ruso china. Para sobrevivir y disponer de todo lo que no es capaz de producir, el régimen militar castrista, se volverá a vestir de satrapía. El llamado internacionalismo en su condición mercenaria volverá. Los soldados que salgan en tales misiones, regresarán como ya es costumbre, muertos o como vectores portadores de pandemias por acá desconocidas, más adelante vagaran sin rumbo, abandonados a su suerte por los mismos que usaron sus servicios.

Rusia en aras de retomar su satrapía antillana ya destinó cerca de 3 mil millones que se exceptuaron de la condonación de su deuda. Se hizo para que algunas firmas rusas inviertan con el respaldo del gobierno ruso que garantizará ponerlas a salvo del susto que significa hacer negocios con castristas.

En 2018, la ofensiva castro fascista, se hará sentir en las Américas. En América Latina la izquierda carnívora y reptil, buscará victorias electorales y donde se pueda, se moverán con y desde el fraude. En los Estados Unidos, afirmarán influencias y presencias aún superiores a las ya existentes, en predios académicos, políticos y económicos.

Hace un tiempo, el heredero “presidente” Raúl Castro fue recibido con bombos y platillos Urbi et Orbi por jefes de estado de gobiernos democráticos. Los empresarios yanquis acudían a la isla en busca de un mítico Dorado de ganancias que en realidad solo existieron en las estadísticas oficiales. Ahora, termina un año malo y comienza uno que se vislumbra peor, solo que Dios mediante, también será peor para ellos y no solo para el pueblo y la nación cubana.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*