Internacional

Cuba, el teatro internacional y el nuevo año

El Vedado, La Habana, Aleaga Pesant, (PD) El último fin de semana fueron detenidas casi doscientas personas en todo el país. Índice directo del crecimiento de los grupos prodemocráticos y proporcionalmente de la represión y la violación de los derechos humanos por parte del gobierno cubano.

El pasado noviembre el Ministro del comercio exterior y la inversión extranjera Rodrigo Malmierca, anunció durante la Feria Comercial de La Habana, que la economía de la isla entró en recesión. Mientras, la muerte de Fidel Castro Ruz, provocó un desequilibrio entre los grupos más definidos de la elite del poder comunista, los conservadores y los reformistas. Este es el escenario interno, ¿pero cuál será teatro exterior al que se enfrentará la dictadura de los hermanos Castro en su fase terminal y su ministro de exteriores Bruno Rodríguez?

Por su capacidad para incidir en la política interna, que llega hasta la apropiación de patrones culturales, con el aumento de los residentes cubanos en ese país, y el peso de las remesas enviadas a la isla, Estados Unidos es el operador internacional más importante de la política exterior del gobierno militar.

En el 2016 hubo un aumento de número de migrantes legales o ilegales hacia ese país, producto de la crisis de confianza en el contrato social. Se espera que para el año que comienza, las tasas se mantengan, aunque la espada de Damocles que pende sobre la Ley de Ajuste cubano, solo modificará la forma en que los cubanos llegarán a ese territorio. Sin embargo el problema mayor que enfrentará el gobierno cubano será, cómo será la relación que establecerá el presidente electo cuando asuma el cargo el 20 de enero.

No hay que dudar, que tanto los conservadores como los reformistas del partido comunista, apostaron por la elección del candidato demócrata, por diferentes razones. A eso apostaron. Sin embargo la elección del candidato republicano, impuso un discurso muy alejado del discurso conciliador de su predecesor, que buscó el levantamiento del embargo como forma de promover la apertura comercial y política a la isla. Lo que no se hizo, en la medida y con el carácter que se esperaba. Ahora reformistas y conservadores, deben quejarse de no aprovechar en su debido momento las oportunidades que ofreció el Presidente Obama.

Europa como en casi todo, anda a remolque de la política internacional de Estados Unidos. Cuba, no es la excepción. Gracias al restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-USA el 17 de diciembre de 2014, Europa en general y de forma particular estableció otra política hacia la dictadura que se benefició de la visita de presidentes y ministros, de la renegociación de la deuda con el Club de París 2015 y del levantamiento de la Posición Común (2016).

Sin embargo una cosa piensa la UE y otra su Parlamento. El Parlamento Europeo mantiene una sólida militancia por la defensa de los derechos humanos en la isla, mientras el Alto comisionado para la Política Exterior intenta negociar con la dictadura y algunos países por su parte, tratan de pescar en rio revuelto. Lo hacen sin comprender que el gobierno militar castrista es el gran tiburón que se come a todos los pescadores.

Una situación más cómoda tiene la cancillería castrista con los países de África y Asia, en donde tienen a sus mayores aliados. Entre ellos. están Rusia, China, Corea del Norte, Vietnam, Irán, Zimbabwe o Guinea Ecuatorial, todas solicitas dictaduras personalistas o de partido único, que dan soporte político en los escenarios internacionales, le envían algún tipo de ayuda económica o comercial, o mantienen solidos tratados militares.

La situación más complicada la tienen en el hemisferio occidental, que está cruzado por una ola prodemocrática. Esta ola, sacó del poder a los compinches del castrismo que había en Brasil (Lula y Dilma), Argentina (Kichtner), Honduras (Zelaya), Guatemala (Colón), Paraguay (Lugo), Panamá (Torrijos). La lamentable situación del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Este último, sponsor durante la vida de Hugo Chávez e inmerso en una crisis de credibilidad, en que hasta fue expulsado de UNASUR.

La colaboración del país con las Organizaciones no Gubernamentales, es un punto y aparte en el tópico de las relaciones exteriores, pues estas no dependen de la cancillería. Dependen de la visión que sobre ellas tengan el Partido Comunista y la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior.

Ahí están parte de las razones por las cuales la Cruz Roja Internacional, no pueda operar a sus anchas, se limita el trabajo de People in Need y sin embargo tienen piso franco las organizaciones religiosas protestantes norteamericanas, debido ante todo a que están controladas por los servicios especiales de inteligencia castristas y sirven para el cabildeo en los Estados Unidos. El mejor ejemplo de esto es la organización Pastores por la Paz.

Para el 2017 el gobierno cubano enfrenta a un escenario internacional más complejo. Sin embargo nada avizora que este escenario sea positivo para las fuerzas prodemocráticas. Todavía el régimen militar mantiene el poder blando que pone de rodillas a muchos gobiernos extranjeros.
aleagapesant@yahoo.es; Aleaga Pesant

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*