Internacional

Cuba y Venezuela: características distintas, objetivos similares

El Cerro, la Habana, Rogelio Travieso, (PD) El chavismo, el llamado socialismo del Siglo XXI, aún no ha podido lograr el control totalitario. De manera generalizada, cada vez más venezolanos -estudiantes, jóvenes, mujeres, hombres- rechazan la Constituyente.

En el ámbito internacional, es bochornoso que aun principalmente algunos gobiernos de América Latina y el Caribe apoyen al régimen de Maduro en sus pretensiones de establecer los amarres para convertirse en una dictadura totalitaria. Claro, es normal que así sea: no pueden hacer otra cosa. Fueron grandes beneficiados de la política de reyes magos del chavismo y tienen responsabilidad por contribuir a la ruina de Venezuela.

Con lo poco que nos es posible conocer a los cubanos -Telesur y las noticias en Cuba, desvirtúan la represión en Venezuela- he conocido que los sondeos demuestran el rechazo mayoritario de los venezolanos a la Constituyente.

Lo más abusivo e injusto que pueda ocurrirle a un pueblo es que se apodere de su destino un sistema totalitario: Pero todo indica que los venezolanos no van a consentir que un grupo minoritario cierre todas las puertas y bloquee el ejercicio del Estado de Derecho, como ha sido en el caso cubano.

En Cuba, el preámbulo de la Constitución y varios de sus artículos son excluyentes y han servido y sirven para condenar a varias generaciones que durante muchos años no han podido ejercer sus derechos, a vivir sin libertad y democracia.

Conseguir eso es la prioridad principal de lo que pretenden Maduro y sus secuaces con la Constituyente Y para ello cuentan con la complicidad del Tribunal Supremo de Justicia y la Comisión Electoral Nacional.

El pasado mes de abril, en el número 475 de este medio, escribí: “¿Nicolás Maduro y los de la revolución bolivariana han respetado la voluntad popular de los electos en las últimas elecciones para la Asamblea Nacional? ¿Respetan el Poder Legislativo? ¿Acaso han respetado los Derechos Humanos, cuando el Poder Ejecutivo maneja como marionetas al poder Judicial, en los casos de Leopoldo López y otros venezolanos que cumplen prisión por sus actividades de oposición? ¿Hasta cuándo el Poder Ejecutivo y el Judicial actuarán en contubernio contra la Asamblea Nacional y el venezolano común? ¿No maneja a su antojo el Ejecutivo a la Comisión Electoral Nacional? ¿No quedó demostrado con el diálogo, que el verdadero interés del gobierno es ganar tiempo y no celebrar elecciones libres?”

Quienes conozcan lo vivido por el pueblo cubano, podrán apreciar que lo que viene ocurriendo en Venezuela es un caso con características distintas, pero objetivos similares.

Actualmente, venezolanos que un tiempo atrás fueron seguidores del chavismo, se han dado cuenta de que las intenciones totalitarias de la cúpula gobernante son nefastas y se han ido distanciando del régimen de Maduro.

A Nicolás Maduro y compañía se les complica la situación con la actitud de la Fiscal Luisa Ortega Díaz; así como la de otros salidos del chavismo y oficiales pertenecientes a las Fuerzas Armadas que no quieren que sus uniformes se manchen de sangre. Todo esto aumenta el desprestigio del régimen y fortalece al pueblo que lucha en las calles.

Nicolás Maduro, con la brutalidad que siempre lo acompaña, decidió en vez de comprar alimentos para el pueblo que padece hambre, comprar tanquetas a China y aumentar la represión contra el pueblo que ya se cansó de la tanta corrupción e ineptitud de su régimen dictatorial.

Convencido estoy de que contra la Fiscal y los que se distancian del chavismo, intentarán lo peor, acusándolos de cualquier cosa, violando toda norma de civilidad.

Después de tantos muertos por la represión, este régimen que no escucha a sus oponentes, descaradamente ha acudido al Papa Francisco: pretenden que el Sumo Pontífice ofrezca sus buenos oficios en situación tan crítica.

El pasado jueves 22 presencié por Telesur la conferencia de prensa de Nicolás Maduro. Sería preferible que este señor hablara menos. Sinceramente, en momentos tan críticos, con tantos muertos, hay que ser muy irresponsable para querer hacerse el simpático, como pretende el obeso y pujón presidente.

Maduro practicó la táctica escurridiza de muchos dictadores: le hacen una pregunta y se escurre, alejándose jocosamente con su respuesta de lo que realmente le preguntaron.

Ahora, según Maduro, los que se distancian, pasan a las filas de los contrarrevolucionarios. Ese estilo descalificador y con pretensiones ofensivas, no nos sorprende: en Cuba fue y es igual. Pero ahora la visión es muy distinta. Ya no es tan fácil engañar y confundir como en el Siglo XX, luego de los malos ejemplos de URSS y Europa Oriental, del fracaso de la aun llamada revolución cubana, del descaro de la piñata nicaragüense, la narco guerrilla colombiana y lo que ha sucedido en Venezuela.

A veces pienso que en ocasiones, es un orgullo para los que se oponen a estos regímenes, el calificativo de “contrarrevolucionarios”.

Tampoco sorprende que Nicolás Maduro, comience a dar a entender que la Fiscal Luisa Ortega tiene problemas mentales. Con este buey de Maduro, todo es posible que suceda.

Los socialistas fracasados buscan culpables por todas partes. No es nuevo. La culpa siempre será de los Estados Unidos, la OEA, la derecha, el neoliberalismo, los contrarrevolucionarios, etc.

¡Que los venezolanos tengan mucho cuidado con las pretensiones de la Constituyente! ¡Que les sirva de ejemplo la Constitución cubana!

Fotograma: Venezuela 22 de junio | Fuerte represión a protestas contra la constituyente Miscelánea Noticias. Youtube
Rogelio Travieso; rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotravieso@nauta.cu ; Móvil 538 59142
*Partido Liberales de Cuba.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*