Religión, Sociedad

El número de la Bestia

El Vedado, La Habana, Manuel Morejón, (PD) Los griegos y los romanos, lo mismo que los hebreos de la época tardía, empleaban las letras del alfabeto como signos numéricos

La adición de estos signos puede dar un cierto total, y se ha hallado, como ejemplo, una inscripción que dice: «La que yo amo tiene el número 545».

Este método, aplicado a 666, el número de la Bestia (Apocalipsis 13:16-18), ha dado nombres como Nerón, Mahoma, el Papa, Lutero, Napoleón, Hitler, etc. Ello demuestra que este tipo de cálculos no es válido.

Hay, sin embargo, una siniestra premonición con el advenimiento de la transferencia electrónica de dinero. Hay un código ideado para su aplicación universal, y que puede ser tatuado, que consta de tres grupos de seis dígitos. Un dictador mundial que pudiera conseguir el control de este sistema tendría a su merced a todos, mediante la manipulación de la posibilidad de acceso al sistema informatizado. Un terrible futuro que ya empieza a perfilarse ante nuestros ojos.
alianzacristiana777@gmail.com; Manuel A. Morejón
Bibliografía:
Bullinguer, E. W.: «Cómo entender y explicar los números en la Biblia», (Clíe, Terrassa, 1990).

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*