Sociedad

El Pekín del barrio chino se perdió

La Habana, Cuba, María Nélida López, (PD) Existen varios países de América, donde hay grupos de inmigrantes chinos. A la zona urbana donde residen se le llama “barrio chino”, en inglés “Chinatown”. Aunque por extensión en algunos lugares, se usa para otros naturales de países asiáticos como Vietnam, Corea y Japón.

En la capital de nuestro país, en la zona de la calle Zanja en Centro Habana, también surgió un reconocido barrio chino, con sus costumbres y culturas arraigadas, así como con la mescla de razas que dio como resultado la mulata china.

Todo tipo de establecimiento se podía encontrar en el lugar, pero en particular se hacen famosos por la comida china y algo de ella traspasó la cultura culinaria cubana, el arroz frito.

El Bar Restaurant Pekín, era uno de estos comercios, estaba ubicado en Zanja y Manrique, y en sus buenos tiempos alcanzó una popularidad incomparable por sus deliciosos platos y exquisita coctelería. Abierto veinticuatro horas al público, las personas hacían filas para entrar a disfrutar la oferta.

Enamorados, jóvenes, y abundantes miembros de la tercera edad, visitaban el sitio para lograr un día o una noche placentera. Se gozaba de buena música y algunos bailaban y cantaban.

La comida estaba sazonada de forma espectacular, ofertaban una amplia variedad de platos y en particular, muchos acudían por la langosta gratinada. Todo servido en una fina y adornada vajilla al estilo oriental, al igual que la estructura del lugar, que trasladaba mentalmente al visitante, hacia el continente asiático.

La realidad hoy es bien distinta. Pasar por el lugar da tristeza. La suciedad y el abandono en que se encuentra el Restaurant Pekín, colma la vista del público, sobre la realidad que se vive en Cuba en estos momentos.

Contarlo no es creíble sin una evidencia gráfica. Hace más de 4 años que está cerrado y los roedores, la inmundicia, el mal olor, el deterioro de sus paredes, entre otras desgracias, se ha adueñado de ese antiguo espacio que llegó a convertirse en un rincón para los enamorados, por el hecho de estar ubicado en un barrio y una zona, concurrida por muchas personas en todo el día.

En cualquier momento se derrumba, pero sería otro desastre colateral, al que el pueblo de Cuba está sometido por el empeño de implantar el socialismo y por el bloqueo de los Estados Unidos que nos ahoga. ¡Ah, me confundí!, pensé que estaba escribiendo para Granma.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; María Nélida López, Móvil, 52437850
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*