Destacados Primera Plana, Editoriales, Opinión

El relevo que llega designado a dedo

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Luego que ha quedado ampliamente demostrado el carácter fraudulento de los procesos electorales organizados por el régimen militar totalitario castrista en Cuba, a partir de las denuncias hechas ante la opinión pública nacional e internacional, por líderes y activistas opositores, involucrados en tales procesos. Una cosa ha quedado clara en todas sus frustrantes variantes. Se trata de que el relevo designado a dedo, por la corrupta y perversa élite verdeolivo, responda en dar una continuidad exacta del horror vivido hasta este instante.

El primer nombre en este escalafón seleccionado sin tomar en cuenta para nada la opinión popular es Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez (Placetas, Cuba, 20 de abril de 1960) un político mediocre repite-consignas, que Ha sido el primer cuadro político formado por la dictadura, que nacido después de la afirmación totalitaria, alcanza tal jerarquía.

Colocado a dedo como es costumbre, como miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) desde 1997, primero fue primer secretario del mismo gobernante y único PCC en las provincias de Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009). Ha sido, ministro de Educación Superior de 2009 a 2012 y vicepresidente del Consejo de Ministros entre 2012 y 2013. Aunque esté creado el consenso de que fuere un charlatán, nunca ha dicho o expresado en público, cosa alguna que discrepe en la forma o en el contenido, con la orientación recibida desde los niveles superiores.

De forma oficiosa, ha descendido el rumor, desde el entramado del partido único sobre que el próximo figurante en la feria política que promociona la élite de añosos, engalonados o no, sería Ulises Guilarte de Nacimiento, (Artemisa, 12 de diciembre de 1964) actual secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) que nominado a dedo como es costumbre, sería el próximo Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, del Estado y el Gobierno que presidirá (también designado a dedo) Miguel Díaz-Canell Bermúdez.

En el caso de Guilarte de Nacimiento, se trata de alguien que no cuenta con respaldo popular alguno dado su irrelevante desempeño como líder sindical. Como nadie en Cuba cree en ninguna organización del tablado oficial, Guilarte es uno más en una nómina corrupta que nada ha hecho ni hará, en beneficio de los de a pie. En el caso de Guilarte, es alguien que no ha conseguido hacerse relevante ni tan siquiera desde el rechazo, porque la masa trabajadora que dice representar, simplemente lo ignora, en su carácter de figurante de la polea trasmisora de órdenes provenientes de una cúpula explotadora, que vive lejos, entre lujos y ostentaciones.

Por esto, el pueblo de Cuba ignora a todos los figurantes de la comparsa del oficialismo, como ignora a los bedeles mediáticos de segunda que viajan a festivales o a servir de pogromistas de brigadas de respuesta rápida, tanto en Cuba como en el extranjero. Ahí tenemos a Susely Amorfa quien dice que viajó a Panamá para participar en mítines de repudio pro castristas y afirmó en su momento, que pagó su viaje y su estadía por allá con los ahorros acopiados desde su salario, algo que nadie en Cuba cree. Si la media salarial mensual en Cuba está por debajo de los $30USD, es improbable que alguien consiga ahorrar para hacer gastos de esta índole.

Así es como se perfila el relevo de los generales añosos sin batallas, de los octogenarios asentados en sus parcelas de privilegio. Ya está elegido y a dedo como es costumbre.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*