Sociedad

El ron está asegurado

La Habana, Cuba, Agustín Figueroa, (PD) En las bodegas cubanas si usted mira la tablilla donde se anuncian los productos alimenticios que se ofertan, verá muy pocos, pero seguro encontrará un cartel bien visible que dice: “Hay ron”.

El Estado vende por la libreta de racionamiento a la población, una miserable cuota de comida al mes, pero en esos mismos establecimientos, venden “por la libre” ron a granel.

El alcoholismo se ha apoderado de la sociedad cubana, en todos sus estratos.

Se han conocido casos de envenenamiento colectivo por la venta ilegal de alcohol metílico, sustraído de algún almacén donde no estuvo bien custodiado.

También ocurren muchos accidentes del tránsito debido al consumo de bebidas alcohólicas. Y ocurren hechos violentos asociados al alcoholismo, que no son difundidos por los medios.

Todo ello es una grave realidad que envuelve a la población cubana.

Se ha vuelto cotidiano observar en las calles de la capital, indigentes durmiendo a pleno día en las aceras y portales, vencidos por el alcohol.

Hay muchos jóvenes que se hunden en esta adicción, producto de las frustraciones y la falta de oportunidades.

No es un secreto para nadie que existen innumerables fábricas clandestinas donde se producen bebidas alcohólicas adulteradas. Ninguna de las personas que se dedican a ese negoció utilizan una carta técnica para preparar estas bebidas y mucho menos tienen laboratorios de control de calidad. Los productos que utilizan para preparar el ron son los que pueden encontrar en el mercado negro.

Algunas bodegas e incluso mercados recaudadores de divisas, venden bebidas alcohólicas procedentes de estas fábricas clandestinas.

Mientras que el pueblo para comer tiene que pagar precios muy altos por los alimentos, en los mercados agropecuarios y en las TRD, se vende por la libre el ron de baja calidad a 20 pesos, el equivalente de 80 centavos de dólar
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Agustín Figueroa; Móvil 54262837
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*