Economía

El timo del salario en Cuba (V)

Una estafa social muy bien instrumentada

Miami, USA, Miguel Ángel García, (PD) Durante 17 años –desde enero de 1959 hasta 1976-, ni siquiera se tramitaron las leyes mediante la actual simulación parlamentaria; todas las leyes y disposiciones se tomaban por decretos emanados del Primer Ministro -Fidel Castro- y firmados diligentemente por el “Presidente de la República” Osvaldo Dorticós Torrado desde que fue nombrado en el cargo, luego de la renuncia del presidente provisional Manuel Urrutia Lleó, que solo soportó los primeros siete meses antes de exiliarse de la “pachanga”, como bautizó el ex presidente Ramón Grau San Martín a la dictadura totalitaria que se iniciaba durante una entrevista desde su “chocita de la Quinta Avenida.

Grau hacía referencia a una popular canción del momento interpretada por Luis Aguilé, cantante argentino de la época, residente en Cuba y al que Che Guevara, por entonces presidente del Banco Nacional de Cuba, solo le permitiera recuperar 1500 pesos cubanos (por entonces equivalentes 1×1 al dólar) de los 16000 que tenía en su cuenta bancaria al momento de su salida para España, esto en concepto de “comisión bancaria” y a cambio de permitir su salida del país.

La canción era “Cuando salí de Cuba”, compuesta y popularizada por Luís Aguilé en España, y que se convirtió posteriormente en una especie de himno que narra el desgarro de los exiliados de la dictadura cubana.

La involución económica de una nación

La República Constituyente sólo duró desde 1902 hasta 1958 (56 años, incluidos los dos de la Segunda Intervención norteamericana durante nuestra época bajo protectorado de la nación del norte, desde 1902 hasta el 29 de mayo de 1934, fecha de la derogación del Tratado Permanente entre Cuba y Estados Unidos).

En los años cincuenta la memoria económica de la población se refería con frecuencia a una mala época de tiempos pretéritos; coincidente en fecha al Crack Bancario y la Crisis Mundial de 1929-1933; totalmente superada con posterioridad al término de la II Guerra Mundial, por cierto, el único periodo (1941-1945) de la República constitucional donde se aplicó algún tipo de restricciones al consumo, utilizando un sistema de cupones de racionamiento de guerra.

La época de pobreza a que me refiero era popularmente rememorada como la “época del Machadato”, en referencia al general Gerardo Machado que gobernó de 1925 a 1933, constitucionalmente hasta 1929 y el resto del tiempo mediante una fórmula dictatorial a la que denomino “prórroga de poderes”.

Por lo demás, la situación del país desde el punto de vista económico no era ni con mucho la imagen que nos ha vendido la propaganda totalitaria.

La información detallada de nuestra economía a manera de estudio longitudinal –renglón por renglón– de la evolución demográfico-económica de Cuba en los últimos 100 años -y analizados por etapas cronológicas que incluyen el estado comparativo con relación a países del entorno-, será objeto de un trabajo especial sobre el tema, como cierre de la siguiente serie: El sistema impositivo vigente en Cuba.

En la Cuba “igualitaria” -de 1959 a la fecha-, ya va desapareciendo aquella parte de la población que fuera testigo presencial de un bienestar que a las nuevas generaciones les parece ciencia- ficción, pues los primeros nacidos bajo el actual régimen ya superan los 55 años, ergo son casi ancianos funcionales en el orden social.

Estos artículos seriados pretenden brindar información especializada que permita por igual, al lector ocasional y al estudioso, acceder a fuentes confiables de información, cotejarlas y arribar a sus propias conclusiones.

Tal como antaño facilitaba los medios a estudiantes de postgrado para verificar cómo la Economía Política marxista, en su etapa tardía, se desdijo de sus tempranas conclusiones, remito a “El timo del salario en Cuba (I Parte)”.

Hemos separado metodológicamente el análisis del sistema actual de impuestos en partes, la primera para describir el sistema en sí mismo, comparándolo con los sistemas que se ha permitido clonar, al armar una especie de Frankestein, el famoso monstruo creado con partes de diferentes cadáveres; la segunda, analizando las diferentes condiciones de las estructuras impositivas a partir de la realidad socio-económica de la nación, donde el gobierno sigue sin hacer sus tareas, empobreciendo cada vez más a la población y ofertando cenas de fin de año a 200 CUC, mientras que el salario mínimo en un país que se define a sí mismo como un “Estado de obreros manuales e intelectuales” ronda solo los 9 CUC mensuales (ver comparativa con países de la región).

La iniquidad del tratamiento salarial e impositivo en Cuba

Es evidente que la crítica situación económica de Cuba llama la atención en diferentes instituciones de altos estudios. A los efectos del tema que nos ocupa, he seleccionado algunos fragmentos del abordaje del tema por D. Jesús R. Mercader Uguina, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad Carlos III de Madrid. La selección disponible a continuación, es cortesía de los servicios on-line de la Universidad Carlos III de Madrid: Las últimas reformas laborales en Cuba, 2009-2014 (1).

“Un segundo bloque de reformas se ha dirigido al ámbito de la legislación sobre inversiones extranjeras en Cuba. La Ley no 118 de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de 29 de marzo del 2014, ha venido a derogar la Ley no 77 Ley de la Inversión Extranjera. Con carácter previo, el 23 de septiembre de 2013 se publicó el Decreto-Ley no 313 «De la Zona Especial de Desarrollo Mariel» que ha sido objeto de desarrollo posterior.

La normativa sobre inversiones extranjeras, como ocurría con su antecesora, continúa incurriendo en numerosas vulneraciones de principios y normas internacionales en materia laboral. Así, los arts. 30.4 y Disposición Transitoria 5ª de la Ley no 118 de 2014 permiten en la práctica que el salario que la entidad empleadora paga a los trabajadores represente un porcentaje insignificante de lo que en realidad la empresa extranjera ha pagado por ellos.

Tal regulación y efectos contradicen el Convenio no 95 de la Organización Internacional del Trabajo que, en su art. 6, prohíbe categóricamente a los empleadores limitar en forma alguna la libertad del trabajador de disponer de su salario y, en su art. 9, dice textualmente: “Se deberá prohibir cualquier descuento de los salarios que se efectúe para garantizar un pago directo o indirecto por un trabajador al empleador, a su representante o a un intermediario cualquiera (tales como los agentes encargados de contratar la mano de obra) con objeto de conservar un empleo”… …”La normativa sobre inversiones extranjeras, como ocurría con su antecesora, continúa incurriendo en numerosas vulneraciones de principios y normas internacionales en materia laboral.

Así, los arts. 30.4 y Disposición Transitoria 5ª de la Ley no 118 de 2014 permiten en la práctica que el salario que la entidad empleadora paga a los trabajadores represente un porcentaje insignificante de lo que en realidad la empresa extranjera ha pagado por ellos. Tal regulación y efectos contradicen el Convenio no 95 de la Organización Internacional del Trabajo que, en su art. 6, prohíbe categóricamente a los empleadores limitar en forma alguna la libertad del trabajador de disponer de su salario y, en su art. 9, dice textualmente: “Se deberá prohibir cualquier descuento de los salarios que se efectúe para garantizar un pago directo o indirecto por un trabajador al empleador, a su representante o a un intermediario cualquiera (tales como los agentes encargados de contratar la mano de obra) con objeto de conservar un empleo”…

Por su parte, la normativa que regula las relaciones laborales y el régimen impositivo en la Zona Especial de Desarrollo Mariel establece una regulación del salario de los trabajadores que produce un claro efecto confiscatorio a favor del Estado:
1. a) Los trabajadores recibirán por sus servicios el 80% de los ingresos salariales que pacten las agencias empleadoras con los inversionistas;
1. b) El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social fijó en 10 el “coeficiente a tener en cuenta para el pago a los trabajadores por la entidad empleadora cubana designada para suministrar fuerza de trabajo a los concesionarios y usuarios extranjeros de la Zona Especial de Desarrollo Mariel”, lo que supone que a los trabajadores se les pagará en base a una tasa de cambio de diez pesos por dólar del salario correspondiente.
1. c) El Ministerio de Finanzas y Precios ha venido a establecer que “el Impuesto sobre los Ingresos Personales por el salario y otras remuneraciones que califiquen como tal, a los trabajadores contratados se les aplicará un tipo impositivo del 5 %”. El trabajador ve reducida una parte importante de su salario por el Estado sin que existan razones objetivas que justifiquen esa decisión expropiatoria.”…
director.centroinformacion@gmail.com; Miguel Ángel García Puñales

Nota: Para facilitar la comprensión del tema proporciono al amable lector un esquema de la evolución cronológica de la depauperación salarial y una lista de las principales disposiciones referentes a retenciones e impuestos (Enlace en PDF y Enlace en formato web). Pido disculpas si el artículo se hace monótono y algo extenso, pero no existe otra forma de demostrar la cadena de expolio más que abordar los datos de manera longitudinal. Por supuesto, estamos informando sobre un proceso de más de medio siglo en la vida del país. Agradezco su paciencia para los escritos de este viejo profesor.

Véase:

El timo del salario en Cuba I

El timo del salario en Cuba II

El timo del salario en Cuba III

El timo del salario en Cuba IV

 

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*