Política

En todas partes como una plaga

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) En la sección ‘Cartas al Director’ del diario miamense el Nuevo Herald, en su edición del lunes 19 de junio, aparece una carta firmada por Gladys Cañizares, “Venganza bochornosa”. Hechas las aclaraciones sobre el material y el medio de prensa que le dio presencia, podría concluirse que la autora del bodrio que llegó a esta orilla, fue una entre tantas, de las que agitó banderitas y coreó consignas hasta que pasó a mejor vida en Miami, autorizada para ello de alguna forma por aquellos para quienes hoy pide el levantamiento del embargo, entre otras demandas de ese corte.

En su carta calificó de ‘infame venganza’ y ‘asqueroso juego político’ a la reunión del presidente estadounidense Donald Trump con cubanos exilados el pasado viernes 16 de junio. A quienes tiene más cerca, les llamó “cubanos de la tercera edad bien establecidos principalmente en Miami”, al grupo de disidentes entre los que descollaron Ángel Moya Acosta, Marta Beatriz Roque, Antonio González Rodiles y Ailer González entre otros, les llamó “grupúsculo de disidentes que nunca han logrado aglutinar mayor apoyo”, para más adelante referirse a “los apátridas congresistas unidos”, a quienes increpa porque, “usan el castigo al gobierno cubano para canjear su apoyo incondicional al presidente Trump”. ¿Qué les parece?

La Sra. Cañizares llama al activismo político contra la dictadura militar totalitaria del clan Castro, en los Estados Unidos, “Un puje de poder viciado por años de odio y ansias de venganza que continúa haciendo daño al pueblo de Cuba”.

Quizás sea el momento adecuado para aclarar que esos disidentes a quienes, como en la jerga oficial castrista llama “grupúsculo”, la Sra. Cañizares, marcan pauta cada semana en la campaña #TODOSMARCHAMOS. Que cada semana, cada domingo de cada semana, son golpeados, reprimidos y abusados por turbas infames de marginales y elementos antisociales convocados para ello, por militares y asalariados de los servicios de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas, todos estos, perjudicados por las nuevas medidas anunciadas.

Quizás ignore o prefiera ignorar que entre los impedidos a asistir se contaron José Daniel Ferrer líder de una combativa organización disidente, la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y la líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco, Berta Soler Fernández. Quizás estos nombres no digan cosa alguna a la Sra. Cañizares y prefiera ignorar que Damas de Blanco es la organización opositora más emblemática del espectro opositor interno cubano y que UNPACU marca pautas en golpizas y abusos acumulados en su contra.

En la conclusión del documento vil a que hemos tenido acceso desde el Nuevo Herald, la Sra. Cañizares afirma que, “…la historia recogerá que Cuba ha tenido un gobierno totalitario por 58 años, pero también recogerá la cobardía de cubanoamericanos que durante el mismo tiempo han vivido a costa del sufrimiento del pueblo cubano y prefieren vender su alma al diablo”. ¿Qué me dicen de todo esto?

Sobre cobardía, digamos que se destaca la de aquellos que nunca hicieron otra cosa que no fuera huir como conejos, como la Sra. Cañizares y hoy, se sienten habilitados para denostar a quienes marcan pauta en la tierra en que nacieron y que en la actualidad honran con su presencia. Sobre lo de vivir a costas, digamos que las remesas enviadas por cubanoamericanos, ponen comida sobre la mesa de tantos en Cuba que no vale la pena hablar de este tema.

Vencido el asco y la indignación, ya es hora de concluir. Gentes como la Sra. Cañizares están en todas partes como una plaga.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*