Destacados Primera Plana

Familias en busca de auxilio

Manzanillo, Granma, Dr. Santiago Emilio Márquez, (PD) En el kilómetro 4 de la carretera de Campechuela, en el lugar conocido como “El Piñal”, en Manzanillo, en la provincia Granma, reside Niurbis Ramos Hernández, de 23 años.

La joven se encuentra bajo estudio por un especialista de neurocirugía, por presentar deformaciones en los miembros superiores y dificultad para la marcha.

Tiene tres niños: Kelvin Samuel, de 4 años, Gardiel de 2 años edad y Kevin Manuel, todos de apellido Ramos Ramos. El último nació con hiperplasia pulmonar, fue operado de una hernia diafragmática en el Hospital Pediátrico de Holguín en el año 2012 y ahora tiene que volver a ser sometido a otra intervención quirúrgica. Se considera que está en riesgo hasta que cumpla los diez años.

Al Niurbis encontrarse sin vivienda, decidió ocupar la casa de visita del Piñal. Funcionarios del gobierno la han contactado en cuatro ocasiones para que desaloje el lugar, lo que la mantiene estresada pues no tiene para dónde ir a vivir con sus hijos.

Como vive ilegal, no le han instalado el servicio eléctrico, ni el de agua potable, por lo que tiene que comprar el agua de carros-pipas a un costo de cien pesos.

La mañana del pasado 27 de noviembre se presentó en el Poder Popular Municipal, donde la atendió el vicepresidente Rafael, y la envió con la responsable de los trabajadores sociales, nombrada Daymalis, la que después de escuchar sus peticiones, le dijo que ella no necesitaba ni casa ni ayuda económica.

El Delegado de su circunscripción le dijo que lleva muy poco tiempo en el cargo y que no tiene nada que ofertarle.

A doscientos metros de la casa donde viven Niurbis y sus niños existe un vertedero de basura. Allí el Combinado Cárnico deposita desperdicios que se cubren de numerosas moscas. Cuando queman la basura, el humo inunda la casa y afecta la salud de sus hijos. Niurbis fue a quejarse a la Empresa de Servicios Comunales, pero la situación no ha sido solucionada.

Esta madre, desesperada, necesita que algún funcionario del gobierno la escuche, y pueda legalizar la vivienda y obtener ayuda económica.

Otro caso crítico es el Juliana Núñez Verdecia, de setenta y cinco años, vecina del Recreo, en la carretera de Cayo Espino. Sufre demencia senil y debido a su enfermedad, se orina y se defeca, por lo que su familia solicitó a los trabajadores sociales que le otorgaran un módulo para postrados, que entregan de forma anual, y que contiene una toalla, sábanas, un hule y jabones de lavar. Pero como Juliana no tiene cambio de dirección, no puede realizar los trámites en la Oficina de Control y Distribución de Alimentos (Oficoda), lo que la imposibilita para recibir beneficios sociales.

Con Juliana vive su hija y el esposo, que es carbonero de la Empresa Forestal Flora y Fauna. Ellos tienen grandes limitaciones económicas. Al verse privados de estas ayudas humanitarias por engorrosos trámites burocráticos, se les dificulta garantizarle una mínima calidad de vida a la anciana y continúan sufriendo la frustrante situación por la que transcurre su diaria existencia.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Santiago Emilio Márquez; móvil: +53523574953
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios
Palacio de gobierno de Manzanillo

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*