Periodismo

¿Fiesta o farsa?, una gala para un desastre

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) La gala oficial celebrada en la provincia Pinar del Río, para festejar el 64 aniversario de aquel fallido y patético ataque terrorista a dos cuarteles del Ejército Constitucional de Cuba que tuvo lugar en la antigua provincia de Oriente el 26 de julio de 1953, contó como único acierto la utilización de la música de Carmina Burana en su trasmisión televisiva.

Carmina Burana es una colección de cantos goliardos de los siglos XII y XIII, una visión acerca de la Edad Media que fue ciertamente una época oscura tanto como lo es la etapa que vive Cuba bajo la dictadura militar castrista. Si no fue esa la intención de la televisión oficial castrista, los cierto es que los Carmina Burana en su momento satirizaron y criticaron a las personas que ostentaron el poder en la corona y sobre todo en el clero en aquellos medievales tiempos de sombras. Nada mejor que este fondo musical para acompañar a los ventrudos y adiposos seguidores, sostenedores de la pesadilla nacional, en su fiesta por un fracaso.

Las conclusiones y el resumen del acto estuvieron a cargo de otro de los culpables históricos, el Dr. Machado Ventura quien expuso éxitos que solo existen en su imaginación y convocó a los presentes a paliar las dificultades y problemas que como es costumbre, obvió decir, son el fruto de la incompetencia de funcionarios al servicio de un régimen y un sistema, inviables e inoperantes.

Volvió a la carga al repetir que el régimen militar totalitario castrista al que insisten en llamar revolución, es nada menos que martiano y socialista. Pasó por alto, -como ya es costumbre- que si algo es martiano no puede ser socialista. Martí en su momento, dejó muy claro su desacuerdo y su oposición a las ideas extranjerizantes promovidas por Marx y sus euro seguidores, de aquellos y de estos momentos. Su opción por la democracia y el respeto absoluto, por los derechos y las libertades, negadas tanto por fascistas como por marxistas-leninistas, hoy resulta antológica.

Llamar martianos a terroristas que irrumpen en un hospital para usar como escudos humanos a pacientes allí ingresados, resulta poco edificante y bastante lejano a los ideales civilistas promovidos por el apóstol de nuestras libertades.

Conmemorar una carnicería fracasada y convertirla en fiesta nacional de tres días feriados, con carnavales, charangas y todo lo demás, requeriría para equilibrar, comenzar a celebrar desde ya, la caída del campo socialista y de la felizmente extinta Unión Soviética o celebrar el fracaso de la Zafra de aquellos 10 Millones, que nunca fueron.

Veamos que tienen preparado para el primer aniversario de la partida sin regreso del ex dictador Fidel Castro. Podría marcar una diferencia, ¡otra!
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*