Política

Gustavo Arcos Bergnes: una vida, una historia

El Vedado, La Habana, Hilario Rodríguez, (PD) El 8 de agosto de 2006 falleció Gustavo Arcos Bergnes. Significó la pérdida del disidente pionero en la lucha por los derechos humanos y el opositor político más sobresaliente contra el régimen castrista.

Gustavo Arcos Bergnes, nacido en 1927, perteneció a la llamada Juventud del Centenario. Fue de los primeros en enfrentarse al régimen de Fulgencio Batista. Fue asaltante al cuartel Moncada y, por consiguiente, uno de los fundadores del M-26-7.

El que haya pasado toda su vida en la oposición es un símbolo de la frustración que significó la opción comunista en Cuba para los revolucionarios de su generación, como explicó Adolfo Rivero Caro en un artículo publicado en el Nuevo Herald, el 13 de agosto de 2006 titulado “El fecundo magisterio de Gustavo Arcos.

Tuve el honor de conocer a Gustavo Arcos y cada conversación con él resultó una enseñanza. De forma humilde, sin mostrar su grandeza, dialogaba con profundidad sobre temas difíciles. Nunca se le percibió odio, ni dirigió insultos o palabras obscenas a sus oponentes.

Lo recuerdo como el hermano mayor que influye en uno por su ejemplo y sencillez.

Gustavo Arcos fue herido gravemente en el ataque al cuartel Moncada. A consecuencia de aquella herida, estando en México, no fue seleccionado para venir a Cuba en la expedición del yate Granma. No obstante, su colaboración fue relevante.

Al triunfo de la Revolución ocupó cargos como diplomático. Luego que el régimen tomó el camino del comunismo, fue de los pioneros en la disidencia, denunciando las violaciones de los derechos humanos.

Nunca pudo salir del país. Estuvo años preso. Primero en una condena de 10 años en 1964 por delitos contra la Seguridad del Estado. Fue liberado en 1969 gracias a una huelga de hambre que realizó, pero en 1981 fue condenado a 7 años de prisión por tentativa de salida ilegal del país junto a su hermano Sebastián. En prisión fundó el Comité Cubano Pro Derechos Humanos junto a Sebastián y Ricardo Bofill.

Era católico militante, alineado y coherente con los valores liberales y democráticos, las nuevas generaciones tendrán siempre en la figura de Gustavo Arcos Bergnes un ejemplo de lealtad a los principios.
nudisi.nudisi@gmx.com; Hilario Rodríguez

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*