Sociedad

Hoyos y hoyos

Manzanillo, Granma, Dr. Santiago Emilio Márquez, (PD) Una lamentable imagen se aprecia en Manzanillo, en la provincia Granma, por la presencia de innumerables charcos en los huecos que hay en sus calles, inclusive en aquellas que son céntricas.

Todo parece indicar que existe poco interés por parte de los funcionarios públicos responsabilizados con la solución del problema y la Empresa de Mantenimiento Vial.

Se hace difícil la circulación de vehículos y peatones. Algunas personas de la tercera edad han sufrido accidentes que les han provocado fracturas de caderas y hasta traumas craneales.

En la calle Martí -arteria principal de la localidad- en donde está el parque Céspedes, entre las calles Maceo y Masó, existen dos charcos que parecen lagunas y que comenzaron como pequeñas roturas del pavimento. Por allí transitan muchas personas, principalmente niños que acuden al parque y a dos heladerías cercanas.

Hay que señalar que hace poco tiempo esta área fue remodelada.

Si se desciende por la calle Martí, en la esquina de Loynaz, en el parque de los framboyanes, donde radican cuentapropistas, hay otro gran charco, con un lino verdoso y resbaladizo que se ha ido acrecentando por la gran cantidad de agua que por allí corre debido a salideros no solucionados por la Empresa de Acueductos y Alcantarillados, que ha explicado que no puede reparar los salideros por ser muchos y carecer de recursos.

Allí ha habido caída de personas, de conductores de bicicletas y discapacitados que van en sillas de ruedas.

Otro gran bache lleno de agua hay en las cercanías de la Terminal de Ferrocarriles, lugar de gran afluencia de público.

En la calle Merchán, frente a la fábrica textil conocida como “La Aguja”, hay un gran charco de agua negra donde los niños pescan renacuajos, con gran riesgo para su salud.

En la calle Cocal entre Luz Caballero y Plácido, donde hay una parada de ómnibus, el agua que corre es tanta que llena los hoyos y cuando transitan los vehículos, mojan y ensucian con esta agua pútrida a los que esperan la llegada de su transporte.

Cerca de esa parada, hay un poste del alumbrado público, doblado por un accidente de tránsito, con riesgo de caer.

En la calle Mártires de Vietnam entre Quintín Bandera y León hay otro bache donde para alertar del peligro, alguien ha colocado dentro de él, ramas de un árbol.

También en esa misma calle, en la esquina de Calixto García, hay un enorme hueco.

Como si lo anterior fuera poco, para agravar más la situación, las aceras están en muy mal estado.

En Manzanillo, la situación vial es deprimente y peligrosa, pero no se avizora solución. ¿Quién se responsabilizará con este asunto que contribuye a empeorar el crítico cuadro higiénico-epidemiológico del territorio?
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Santiago Emilio Márquez; móvil: +53523574953
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios
Tres de los hoyos en la calle Mártires de Viet-Nam

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*