Cultura

José Mario 15º aniversario de su muerte en el exilio

La Habana, Cuba, Editorial Betania, (PD) Se cumplen quince años del fallecimiento del poeta cubano José Mario (Güira de Melena, 1940 – Madrid, 2002) en el destierro y Betania desea rendirle un sentido homenaje a su memoria, ofreciendo –otra vez- de forma gratuita la versión digital (PDF) de la antología poética El grito y otros poemas (Betania, 2000). Este archivo se puede leer o descargar desde este enlace: https://ebetania.files.wordpress.com/2012/12/el-grito-y-otros-poemas.pdf.

La primera edición de esta antología se publicó, en vida del autor, coincidiendo con el 40ª Aniversario de la edición de su primer poemario El grito en La Habana de 1960 en la editorial de la CTC-R y se nutrió de poemas de otros libros posteriores y por eso puede decirse que esta recopilación reúne parte de la prolífica obra poética de uno de los poetas más representativos del siglo XX cubano. En estas páginas, el lector encontrará una selección hecha por el propio autor, que se nutre de sus poemarios El grito (1960), No hablemos de la desesperación (1970 y 1983), Falso T (1978) y 13 poemas (1988). Obras que son, respectivamente, su primer volumen publicado en Cuba y tres de sus últimos libros editados en su largo exilio español.

En esta compilación de la obra lírica de José Mario, el también poeta cubano Nelson Simón nos recordaba en las palabras iniciales:

“Su espíritu transmigra y mimetiza confundiéndose en aquellos motivos que le son afines. La isla sigue trémula respirando bajo cada una de sus voces.

Atento siempre a la cambiante forma de sus costas: lejos de las gramolas, el taburete, la botella de ron y los discos de Vicentino Valdés, mientras desanda las calles del viejo barrio madrileño de Lavapiés, José Mario, en un constante acto de sinceridad y compromiso con su verso nos deja, con un último poema, sus Trece razones, que pueden ser las de todos o el resumen y cuestionamiento de una vida matizada por la experiencia: He contestado a la libertad / pero la libertad no me responde. Contundentes palabras para aquellos que, dentro o fuera, formamos parte del mismo espíritu y músculo de una isla que sigue contrayéndose y dilatándose y a la que el poeta, en un reflexivo instante de lucidez, deja una puerta abierta por la que todos entonemos entre arrojos ese incendio”.

Y qué mejor evocación que ofrecer aunque sea un breve poema de José Mario a nuestros lectores:

Primer pequeño testamento
Estoy tan solo como la muerte
Haberlo comprendido me ha hecho poderoso
Las palabras que solemos decir no son las justas
Justas son nuestras acciones que todo lo demuelen
El pasado y mis enemigos me han enriquecido
He aprendido el amor como quien busca cactus espinosos
He llorado la sangre de mis dedos
y las heridas me suenan como una guitarra milagrosa.

Desde el año 2002, los restos mortales del autor de El grito descansan en un cementerio madrileño: otro poeta cubano enterrado lejos de su patria, tras un destierro vitalicio por culpa de un régimen ya fracasado, que ha destruido a Cuba.

En contraposición a la represión político-cultural que le tocó vivir, la obra literaria de José Mario está viva y sus poemas se leen en la Isla (de forma clandestina, pues su obra sigue prohibida en su país) y en el exilio, porque su actitud disidente e irreverente ante el poder totalitario castrista ha sido un ejemplo de rebeldía para las nuevas generaciones cubanas y hoy, más que nunca, sus versos resuenan -con su sonoro eco- tanto en su adorada Habana, como en su entrañable Madrid.
Tomado de: https://ebetania.wordpress.com/
Editorial Betania: editorialbetania@gmail.com

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*