Editoriales, Opinión

La horda reptil y siniestra de ALBA-TCP prepara nuevas claves de opresión, editorial 512

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) En La Habana hoy esclavizada y predio primado de abusos y represión ciudadana, sesionó el pasado jueves 14 de diciembre el Consejo Político del llamado ALBA-TCP.

ALBA es abreviadamente: Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América, TCP, Tratado de Comercio de los Pueblos. Lo primero significa un afán de dominación dictatorial que quizás representa en parte, aspiraciones frustradas de alguien, que según fuentes que podrían ser reconocidas por su fidedignidad, señalan al libertador indiscutido de la América española como alguien que vio frustradas las aspiraciones ilegítimas que alimentó de ostentar poder dictatorial absoluto sobre los espacios que consiguió arrebatar al imperio español de entonces.

Lo segundo abarca los clímax de corrupción absolutas, alcanzados por Luis Inácio Lula Da Silva, Dilma Roussef, Cristina Fernández, Rafael Correa, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Fidel Castro y los allegados de estos, todos renombrados adalides de la izquierda antidemocrática en este continente. Adalides que detentan abultadas billeteras y cuentas bancarias, gracias al latrocinio que entronizaron desde un poder que se afirman en hacer eterno. Y que alargan más allá de todo límite, con fraudes electorales y reelecciones ininterrumpidas.

La intervención castro-fascista en los asuntos internos de Venezuela quedó evidenciada en la XVIII Comisión Intergubernamental Cuba-Venezuela. Se pasó revista a la ‘colaboración bilateral’ presente y las directrices para el próximo 2018. Entre los temas se contempla el trabajo esclavo de los trabajadores de la salud cubanos y otras dudosas misiones en la nación venezolana.

Los vínculos que unen al régimen militar totalitario y dictatorial castrista con Venezuela, Nicaragua y Bolivia y otros en ALBA-ICP apuntan a la globalización de su despotismo y su autocracia empoderada. El sector antidemocrático se ha fortalecido porque se han acrecentado las contradicciones y el desencanto cunde entre los pueblos. Cunde por haber crecido la creencia de que no hay formas para hacer posibles y reales cambios democráticos.

Esto se hace posible por una indolente comunidad internacional (Unión Europea, ONU, USA) que por desinterés u otros intereses mezquinos hacen el juego a los corruptos en ejercicio o en espera para oprimir y robar.

América Latina o la parte que en ella merece ser llamada ‘América Letrina’, ha sido cómplice por décadas y décadas del régimen militar castrista. Lo ha sido con contadas excepciones, como Costa Rica y la Venezuela democrática destruida por el chavismo, entre otras.

Los países y gobiernos de América Latina, en su momento, criticaron los crímenes de Augusto Pinochet en Chile, pero justificaron o negaron los del castrismo en la isla. En Cuba se negaron a ver víctimas y esto afirmó el doble estándar y la falta de solidaridad internacional con los abusos que sufrió y sufre el pueblo cubano. Fue y es el recurso primado de la horda reptil y siniestra de ALBA-TCP que hoy prepara nuevas claves de opresión, esta vez con apoyo chino o ruso.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*