Editoriales, Opinión

La izquierda reptil replantea y consolida sus posiciones

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Son varias las figuras de relieve que recientemente han visitado La Habana para apoyar y respaldar a la más antigua dictadura del continente y de paso reunirse con el heredero en jefe a cargo de esta. Primero fue la Sra. Federica Mogherini, Alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, que consiguió acumular las más altas cotas de ridículo con su afirmación de que Cuba es ‘una democracia de partido único’ y de descrédito por su apoyo al régimen castrista. Luego le siguió la presidenta de Chile, Verónica Michelle Bachelet Jeria, quien parece creer que existen dictaduras malas y dictaduras buenas, la dictadura buena, castrista y la mala, de Pinochet o de cualquier otro no integrado en la Izquierda Reptil.

El fracaso global de la receta marxista leninista, solo ha conseguido que los antiguos comunistas hayan encontrado en las recetas fascistas una solución antidemocrática factible y coherente y ahí tenemos a Rusia, China y Viet Nam, que rebasado el marxismo leninismo, han eludido de forma brillante la democracia y el respeto a los derechos y libertades, que se muestran tan reacios a aceptar.

No todos los eméritos exponentes de la Izquierda Reptil pueden actuar y moverse desde el mismo carril. Resulta improbable que la Sra. Bachelet consiga en Chile reelegirse ininterrumpidamente como aspiran Nicolás Maduro, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, Lula y el resto del tinglado. Entonces, lo único que quedaría, sería establecer una ‘democracia de partido único’ y desde este esquema sostenerse ininterrumpidamente en el poder como logró hacerlo el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro.

Bajo una dictadura de partido único, algunos disfrutarán de yates suntuosos, campos de golf exclusivos y otras zarandajas obtenidas desde tajadas jugosas, obtenidas en actividades políticas revolucionarias mejor remuneradas. El resto, la mayoría se arrastrará en una miseria material sin precedentes. Entonces, solo hay que reptar con habilidad hasta alcanzarlo y ¡está hecho!

El caso es que para abusar, reprimir, golpear y matar sin pagar consecuencias onerosas por ello, se hace necesario destruir a los Estados Unidos y a las democracias sólidas de Occidente. De no ser posible destruirlos en los términos y condiciones necesarios, habrá que penetrarlos y destruirlos o debilitarlos adecuadamente desde dentro, con narcotráfico o bien situados reptiles con carisma y encanto en predios económicos, académicos, etc.

Los ex presidentes estadounidenses, terminan sus periodos y viven pensionados, pero ninguno se hace millonario desde el sillón presidencial ejecutivo. Los ex presidentes Dwight D. Eisenhower, Jimmy Carter, George H. W. Bush, Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama,  Gerald Ford, Richard Nixon, Ronald Reagan, John F. Kennedy y  Lyndon B. Johnson no se hicieron millonarios en el estilo de la izquierda reptil, que hicieron patente Lula Da Silva, Dilma Roussef, Hugo Chávez, Daniel Ortega y Fidel Castro, entre otros.

Entonces, si la Izquierda Reptil se replantea y busca consolidar sus posiciones, llegó el momento de estar alertas frente a tales acechanzas. Son hábiles, carismáticos y peligrosos. Aunque no hayan sido valientes, haber sido peligrosos debiera bastar.

primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*