Religión, Sociedad

La numerología bíblica

El Vedado, La Habana, Manuel Morejón, (PD) No hay evidencia de que los antiguos hebreos hayan empleado signos especiales para representar las cifras, porque se hallan escritos en letras en el texto hebreo de las Escrituras, en la inscripción de Siloé y en la Estela de Mesa.

Por ello, ya en la época de los Macabeos, los israelitas empezaron a utilizar las letras del alfabeto para designar números: «alef» para 1, «bet» para 2, etc.

En los papiros de Elefantina se dan las cifras con signos (con data especialmente del siglo V a.C.).

Las inscripciones nabateas del siglo I  (el idioma nabateo fue una lengua semítica hablada por los habitantes de la península del Sinaí y oeste de la actual Jordania), dan por lo general los números en palabras enteras, pero en ocasiones van representados en trazos verticales (para las unidades inferiores).

El 5 es semejante a la cifra árabe actual, aunque sin la barra horizontal.

Las inscripciones arameas de Palmira, de la misma época, presentan también signos.

En Nínive, en el siglo VIII a.C., los mercaderes arameos se servían de pesos en forma de león en los que unos trazos verticales indicaban las unidades, y un trazo horizontal la decena.

En épocas aún más remotas, los asirios y los babilonios indicaban los números mediante signos cuneiformes,  una de las formas más antiguas de expresión escrita.

Se usan números en las Sagradas Escrituras en sentido simbólico. Al comparar los casos en los que se emplea un número, puede deducirse la idea escondida tras el número. El significado de algunos de los números es demasiado evidente para que haya error; en otros no hay tanta certeza. Se dan sólo unas pocas referencias para cada número.

UNO Supremacía, exclusividad:

Un Jehová (Deuteronomio 6:4; Isaías 42:8; Zacarías. 14:9).

Un Dios y Padre (1 Corintios 8:6; Gálatas. 3:20; Marcos. 12:29; Efesios 4:6; 1 Timoteo 2:5).

No hay más que un Dios, y un Señor, Jesucristo (1 Corintios 8:4, 6; Efesios 4:5).

Un Espíritu Santo (1 Corintios 12:11, 13).

Un mediador (1 Timoteo. 2:5).

Un cuerpo (1 Corintios 12:12, 13; Efesios 4:4).

Una esperanza, una fe, un bautismo (Efesios 4:4, 5).

Una ofrenda que ha perfeccionado para siempre a los santificados (Hebreos 10:14).

DOS Distintividad, y por ello un testimonio adecuado, y comunión en caso de acuerdo. Para testimonio se precisa de dos testigos (Deuteronomio 19:15; 2 Corintios 13:1).

Caleb y Josué dieron testimonio de la tierra (Números 14:6-9).

Fueron dos los espías enviados al otro lado del Jordán (Josué 2:1).

Dos olivos tipifican los dos testigos (Zacarías. 4:3; Apocalipsis 11:3, 4).

La palabra de Dios y Su juramento muestran la inmutabilidad de su consejo (Hebreos. 6:17, 18).

Dos tienen que estar de acuerdo al pedir (Mateo 18:19).

Dos o tres pueden reunirse al nombre de Cristo (Mateo 18:20).

Tres Plenitud divina y, por ende, perfección en testimonio.

Dios: Padre, Hijo y Espíritu. Esta plenitud se plació en morar en el Hijo de Su amor (Colosenses 1:19).

Tres veces vino la voz del cielo con respecto al Señor Jesús (Mateo 3:17; 17:5; Juan 12:28).

El Señor Jesús es Profeta, Sacerdote y Rey.

Tres son los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre (1 Juan. 5:7, 8).

Las Escrituras, compuestas por la Ley, los Profetas y los Salmos, dan testimonio de Cristo (Lucas 24:44).

Los elementos de la vida cristiana  son la fe, la esperanza y el amor.

Un cordón de tres dobleces no se rompe pronto (Eclesiastés. 4:12), y se corresponde con la perfección en el testimonio;

Tres es también expresión de una experiencia llevada a la perfección (Lucas. 13:32; Génesis. 22:4; Hechos. 9:9).

CUATRO La integridad de aquello que ha sido creado o establecido por Dios.

Cuatro vientos de los cuatro puntos del cielo (Jeremías. 49:36).

Los cuatro ángulos de la tierra (Apocalipsis 20:8).

En el ordenamiento del campamento de Israel había cuatro banderas (Números 10:14-25).

Ezequiel vio cuatro seres vivientes, y cada uno de ellos tenía cuatro caras, cuatro alas y cuatro manos (Ezequiel 1:5-8; cfr. los cuatro seres vivientes en Apocalipsis 4:6).

CINCO La debilidad humana en su reconocimiento de obligación.

En la dedicación del tabernáculo, cada príncipe ofreció como ofrenda de paces dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos (Números 7:17-83).

Debilidad en contraste con el poder del enemigo: cinco perseguirían a cien (Levítico. 26:8).

Los discípulos sólo pudieron presentar cinco panes de cebada y dos peces pequeños cuando había cinco mil para alimentar (Juan 6:9).

Pablo dijo que preferiría hablar cinco palabras para enseñar a otros que diez mil palabras en una lengua desconocida (1 Corintios 14:19).

En la parábola de las vírgenes había cinco sabias y cinco necias (Mateo 25:2).

SEIS Falta, imperfección (una unidad menor que el número perfecto de siete).

Salomón tenía seis gradas que ascendían a su gran trono (1 Reyes. 10:19); no fue lo suficientemente elevado para preservarlo de idolatría. Seiscientos sesenta y seis talentos de oro era lo que recibía cada año (1 R. 10:14), y sin embargo, tuvo que confesar que todo era vanidad y aflicción de espíritu.

Los judíos en Caná tenían seis tinajas de agua para la purificación (Juan 2:6), pero expresaban lo insuficiente de las ordenanzas para suplir las necesidades del hombre.

El número de la bestia imperial será seiscientos sesenta y seis (Apocalipsis 13:18), imperfección en todos los aspectos.

SIETE Integridad espiritual, generalmente en lo bueno, pero ocasionalmente en sentido negativo. Es la suma de tres y cuatro, y el número indivisible más alto dentro de la decena.

Siete días en una semana, siendo cada día séptimo para descanso, cada año séptimo era para reposo de la tierra, y cada siete veces siete años introducía el jubileo.

La creación quedó finalizada para el séptimo día,  el reposo de Dios.

Había siete lámparas en el candelero de oro (Números 8:2; cfr. Zaccarías. 4:2).

La sangre era rociada delante del Señor siete veces (Levítico. 4:6, 17; 8:11).

El cristiano es exhortado a guardar la fiesta de siete días después de la pascua, lo que hace que sea para él una fiesta perpetua (1 Corintios 5:7, 8).

Juan habla de los siete Espíritus delante del trono de Dios (Apocalipsis 1:4).

Hay siete abominaciones en el corazón del hombre (Proverbios 26:25).

La primera bestia tiene siete cabezas y diez cuernos (Apocalipsis 13:1).

En Apocalipsis el número siete aparece con frecuencia; se encuentra allí más de siete veces siete.

El perdón tiene que ser otorgado «setenta veces siete» (Mateo 18:22).

OCHO Un nuevo comienzo traerá del orden de la creación, aunque relacionado con él, en resurrección.

La circuncisión era al octavo día, cuando se entraba en una nueva comunión.

Fueron ocho las almas salvadas en el arca, para dar comienzo a un nuevo mundo (1 Pedro. 3:20; 2 Pedro. 2:5).

La nueva forma del futuro Imperio Romano será la octava (Apocalipsis 17:11).

El día de la resurrección puede ser llamado el octavo, el que sigue al séptimo, el sábado judío.

DIEZ  Responsabilidad humana.

Faraón fue visitado por diez plagas (Éxodo 7-12).

Los Diez Mandamientos (Éxodo 34:28).

Abraham dio el diezmo del botín a Melquisedec (Génesis. 14:20).

Los israelitas daban una décima parte a los levitas, y ellos daban una décima a los sacerdotes (Números 18:21, 26).

Diez vírgenes fueron a encontrar al esposo (Mateo 25).

Eran diez los siervos a los que se les confió las minas (Lucas 19:13).

En la última fase del imperio romano habrá diez reyes (Apocalipsis 17:12, 16).

DOCE Integridad administrativa, esto es, en lo que se establece o exhibe para el hombre. El más divisible de los  números.

Hubo doce patriarcas, antecesores de las doce tribus, que eran conmemorados en los doce panes de la proposición, en las doce piedras en el pectoral y en los doce nombres en los hombros del sumo sacerdote; en las doce piedras sacadas del Jordán, y en las otras doce puestas en el lecho del río; Y también en la mujer con la corona con las doce estrellas (Apocalipsis 12:1).

Mediante los doce apóstoles, el Señor alimentó a multitudes hambrientas.

Los doce apóstoles se sentarán sobre doce tronos juzgando a las doce tribus (Mateo 19:28).

La nueva Jerusalén tendrá doce fundamentos para sus muros con los nombres de los doce apóstoles; tendrá doce puertas hechas de doce perlas, con los nombres de las doce tribus inscritas en ellas, siendo las doce puertas guardadas por doce ángeles (Apocalipsis 21:12-21).

El día tiene doce horas, en las que los hijos de luz pueden caminar (Juan 11:9).

La flexibilidad de la perfección administrativa se puede ver en:

Seis-dos: Dos apóstoles en cada una de las seis compañías enviadas a predicar.

Dos-seis: Seis panes en cada una de las dos hileras de panes de la proposición.

Tres-cuatro: Cuatro hileras de tres nombres en el pectoral.

Cuatro-tres: Tres puertas en cada uno de los cuatro lados de la nueva Jerusalén.

CUARENTA (10 x 4). Prueba completa sacando a la luz el bien o el mal.

Moisés estuvo cuarenta años en el desierto, siendo probado él mismo; estuvo en el monte durante dos períodos de cuarenta días, que fueron tiempos de prueba para los israelitas (Éxodo 24:18; 34:28).

Los espías estuvieron cuarenta días explorando la tierra (Números 13:25).

Las tribus fueron probadas cuarenta años en el desierto (Hechos. 13:18).

Goliat desafió a Israel durante cuarenta días (1 Samuel. 17:16).

Saúl, David, Salomón y Joás fueron probados en sendos reinados de cuarenta años.

El tiempo de prueba de Elías en Horeb fue de cuarenta días.

Nínive recibió cuarenta días de plazo para que se arrepintiera (Jon. 3:4).

El Señor Jesús fue tentado cuarenta días (Marcos. 1:13).

Se apareció a sus discípulos durante cuarenta días después de su resurrección (Hechos. 1:3).

SETENTA (7 x 10) Plenitud y totalidad.

Se mencionan setenta miembros de la familia de Jacob (Génesis. 46:27).

Setenta ancianos de Israel (Éxodo 24:1).

Exilio de setenta años (Jeremías. 25:11).

El envío de los setenta discípulos (Lucas 10:1).

El perdón dado setenta veces siete (Mateo 18:21).

 Si bien los números tienen valor espiritual, es necesario tener equilibrio para no caer en exageraciones acerca de su simbolismo.

Hay quien se ha dedicado a hacer extraños cálculos acerca de los 318 siervos de Abraham (Génesis 14:14) y sobre los 153 peces de la última pesca milagrosa (Juan 21:11), por no citar más que estos dos casos.

alianzacristiana777@gmail.com; Manuel A. Morejón 

Bibliografía:

Bullinguer, E. W.: «Cómo entender y explicar los números en la Biblia», (Clíe, Terrassa, 1990).

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*