Sociedad

La pérdida de valores en nuestra sociedad

Pinar del Rio, La Coloma, Dagoberto Martínez, (PD) Se puede constatar el incremento de las indisciplinas sociales en gran parte del país, e incluso en las zonas rurales, en particular en la provincia más occidental de Cuba, Pinar del Río.

El traslado de valores y principios éticos a los hijos se ha perdido, agudizándose la mala educación, en estos últimos años.

Hay tantos problemas en la juventud y la niñez, que sería imposible enumerarlos. El comportamiento de estos dos grupos etarios deja mucho que desear.

Muchas veces, los vecinos en los diferentes barrios, los transeúntes en las calles, los pasajeros en los ómnibus, los comensales en las cafeterías y restaurantes y las personas en los centros hospitalarios, se quejan de la música alta y del lenguaje soez que emplean cuando hablan a gritos.

Una parte importante de los jóvenes se trata de “acere”, y se saludan diciendo “¿qué bolá?”. Pero estas frases ordinarias no tienen importancia, comparadas con las palabras obscenas que salen de su boca, no importa el sexo.

El Estado, con su irregularidad para la limpieza de las calles, ha cooperado para que cunda la indisciplina social. Cualquiera, tira una envoltura o una lata vacía en el medio de la calle. Muchas veces, los que van en un vehículo, sacan la mano por la ventanilla y tiran cualquier cosa a la vía pública. Y hay que observar la indolencia de los padres cuando esto lo hace un niño y no le llaman la atención.

La televisión no transmite mensajes educativos al respecto, aprovechando los programas de corte infantil y para adolescentes. Aunque habría que decir que son pocos los que acceden a los programas televisivos, ya que la mayoría están muy politizados.

Lo que no falta en la TV son mensajes de un falso afán de patriotismo y para inculcar amor a Fidel y al Che.

En el interior del país, donde no existe un servicio regular de recogida de desechos sólidos, o si lo hay, tarda mucho en pasar, es frecuente que se viertan los desperdicios en las orillas de los caminos o carreteras.

Ramona Artiaga, vecina del Km 5, de la Carretera de la Coloma, comentó que se ha hecho normal que los padres le exijan a sus hijos que les boten la basura en cualquier lugar que encuentren. Refiere que en múltiples ocasiones ha tenido que llamarles la atención a algunos que vierten la basura a la orilla de su vega de tabaco, donde ella les permite que jueguen.

Ramona ha tenido que utilizar parte del tiempo de trabajo de sus empleados para recoger los desechos que tiran en su propiedad.

Se ha dirigido en reiteradas ocasiones al Presidente del Consejo Popular para tratar de resolver estas indisciplinas, pero, según explica: “Todo ha caído en saco roto, no ha existido respuesta alguna por parte de las autoridades”.

Mientras conversaba con Ramona, pude presenciar como un niño, con una carretilla, vertía basura en las áreas propiedad de Ramona. Al preguntarle al niño, nombrado Pedrito, explicó que su papá le dijo que botara la basura allí o de lo contrario, no lo llevaría a capturar cangrejos a la costa.

Casos como este son frecuentes.

La sociedad ha perdido todo tipo de interés por inculcarles a las nuevas generaciones los valores que recibimos de parte de nuestros padres y abuelos.

En los centros educacionales, donde se supone preparen a los niños y jóvenes, ya ni los propios maestros sirven de ejemplo.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Dagoberto Martínez; móvil: +53 048794454
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Un comentario

  1. Amigo Dagoberto:
    La historia de 58 años de dominacion comunista en el pais produjo una “nivelacion” social de la nacion.
    El pais ha sido homogenizado al nivel de los estratos mas bajos de la sociedad, es decir la marginalidad social consolidada como producto cultural dominante.
    Las expresiones de “indisciplina social” no son mas que expresiones de comportamiento habitual de las personas; consolidadas a nivel de Ser Social.
    Encuestas -abiertas y de observacion encubierta-realizadas durante años; asi como la correlacion de sus resultados con indicadores objetivos obtenidos por numerosos procedimientos nos permitieron evaluar los Indices de Marginalidad de la Poblacion Cubana.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*