Política

La perestroika perdida y otras sorpresas

Marianao, La Habana, Rogelio Fabio Hurtado, (PD) El libro “La Perestroika, Impresiones y Confesiones”, del político comunista alemán Hans Modrow ya es, como el comunismo, puro fiambre, menos para nosotros los cubanos.

Recientemente, dicho libro ha llegado a mis manos.

Es un texto racional y bien organizado. No deja cabos sueltos, ni evade ningún aspecto. Es por mucho, lo mejor que se ha publicado en Cuba sobre el tema.

Mientras lo leía, sospeché que su publicación tuviese algo que ver con la reciente desaparición del Inmortal. Al llegar al final, encontré la confirmación. El título, ahora puesto a la venta, fue impreso en octubre de 2015, es decir, pudo haberse puesto a la venta en la Feria del Libro del pasado 2016.

¿Por qué la tardanza?

Erick Honecker, el Primer Secretario del Partido en la RDA, prohibió la circulación allí de publicaciones soviéticas como Sputnik y Tiempos Nuevos. Afirmó que en la RDA no hacían falta las transformaciones, porque allí ya se habían hecho, argumento no hace mucho plagiado por el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

Debido a la supuesta planificación socialista, en los países socialistas de Europa del Este reinaba la irresponsabilidad organizada. El libro todo es un manual acerca de las artimañas reiteradas de la imperiosa burocracia para excusar sus disparates crónicos, que continúan vigentes entre nosotros. Ese es el principal interés actual del libro para nosotros, los cubanos condenados a perpetuidad a estos éxitos del socialismo.

Vale la pena citar en extenso esta descripción de la situación presente en la URSS:

“Durante esa etapa (la de Brezniev), se fue formando una economía sumergida, acompañada por la corrupción y el nepotismo. Una capa de funcionarios privilegiados se servía impunemente de lo que, a pesar de los problemas existentes, producía el pueblo. La justicia cerraba los ojos, e incluso participaba en el saqueo del patrimonio nacional. El Ejército era la vaca sagrada, y considerado intocable.”

¿No se parece mucho a nuestro presente?

El libro está lleno de criterios abiertos a la polémica, que, como sabemos, nunca fue el género literario favorito del Inmortal.

Hans Modrow divide a la Perestroika en dos etapas: entre 1986 y 1988, en la que apoya plenamente a Gorbachov y le reconoce haber sido capaz de sacar a la humanidad del abismo de la conflagración nuclear, y la segunda, en la que se muestra muy crítico respecto al líder soviético, sobre todo por no haber sido capaz de preservar la existencia de la RDA.

No queda más que recomendar la lectura del libro y reconocerle a la Editorial de Ciencias Sociales la publicación del mismo, puesto que nos permite conocer parte de la verdad que nuestros autócratas nos han ocultado sistemáticamente para su beneficio.
rhur46@yahoo.com; Rogelio Fabio Hurtado

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*