Cultura, Libros

La piel del zorro

El Vedado, La Habana, Aleaga Pesant, (PD)  La escritora rumano-alemana entregó su enésimo libro, La piel del zorro, en 1992.  Es un libro difícil de leer, por la puntuación, la redacción y hasta la traducción, que hace lo suyo para que poder leerlo sea una agonía, en su versión en castellano, editada por Plaza & Janes en 1996. 

A lo anterior, se unen las escenas desoladas. La prosa poética complica aún más la comprensión de una obra, donde no obtienes la profundidad psicológica de los personajes.  Todo lo contrario, llega a machetazos y no logras comprender en absoluto de que va el asunto, más allá de las desgracias de unos hombres y mujeres que habitan en el país del 1984 de George Orwell, con la escenografía tremebunda y el ambiente enrarecido del Crimen y Castigo de Fiódor Dostoievski.

Que el tema principal de las obras de Herta Müller sea la dictadura rumana y la destrucción planificada del individuo bajo el régimen de Ceausescu, no justifica escribir un libro tan pesado para el lector común. Y bien que el prologuista en la contraportada diga que, “el verdadero protagonista es el lenguaje hipnótico con que la autora organiza las distintas escenas, un prodigioso miniaturismo verbal que disloca y subvierte sin tregua una realidad sórdida, cruel y monstruosamente primaria, donde el cÍrculo vicioso de la desesperanza se recrea en la obsesiva contemplación de lo ínfimo y lo abyecto”.

Su primer libro, la colección de cuentos En tierras bajas describe la vida del pueblo de la frontera noroeste, Timisoara, durante la dictadura comunista de Nicolae Ceausescu (1974-1989) desde la perspectiva de una niña. Fue publicado en 1982 en Bucarest en versión censurada y en 1984 en Berlín oeste, en versión completa.  En ese mismo año se publicó Tango opresivo, un libro muy crítico con la corrupción, la intolerancia y la opresión comunista. A partir de ese momento, se le prohibió publicar en su país, aunque sus libros triunfaban, se premiaban y comentaban en Alemania y Austria.

En El hombre es un gran faisán en el mundo (1986), aborda el destino de una familia que espera con ansiedad la autorización para abandonar Rumanía, mientras intentan corromper a las autoridades para conseguirla cuanto antes. Esta novela, según el sitio Wikipedia, “documenta la situación de tensión y de extrañeza que experimentaron muchos rumanos que intentaron salir del país durante la dictadura”.

Rumana de ascendencia alemana, la primera novela que escribió Herta después de emigrar fue Reisende auf einem Bein, publicada en 1989. En ella cuenta cómo fue la salida de Rumanía y la llegada a Alemania Occidental. En La piel del zorro, según wiki, “una maestra vigilada por la Securitate vive una situación de angustia constante al descubrir que la esfera íntima de su piso ha sido totalmente violada por el servicio secreto”.  Yo realmente nunca me di cuenta de ello por cuanto la cantidad de historias que se tejen, impide comprenderlo así.

Herta Muller obtuvo el Premio Nobel de Literatura tras su novela, Todo lo que tengo lo llevo conmigo, publicada en 2009.  En ella, se cuenta la historia de un chico de 17 años perteneciente a una minoría sajona en Transilvania que después de la II GM es llevado por los rusos para ayudar en un campo de trabajo a la reconstrucción de la URSS.   Según los especialistas, es la primera obra que no se basa directamente en su vida, sino en los recuerdos del poeta transilvano Oskar Pastior, que ella había anotado en varios cuadernos antes de la muerte de él en 2006.

Las obras de Herta Müller han sido traducidas a unos 50 idiomas y en España han sido publicadas por las editoriales Ciruela, Mondadori y Plaza & Janés. Además de obras literarias, Herta Müller también ha publicado ensayos, discursos y conferencias.

aleagapesant@nauta.cu; Aleaga Pesant

 

 

Etiquetas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*