Sociedad

Lamentable situación de familia manzanillera

Manzanillo, Granma, Tania de la Torre, (PD) El azote del huracán Dennis en Manzanillo, Granma, en el año 2005, trajo afectaciones a las viviendas de muchas familias en sus viviendas. En algunas casas se hicieron grandes grietas en los techos, algunas los perdieron y otras se derrumbaron.

Todavía hay familias cuyas casas se derrumbaron y que no han podido resolver una vivienda decorosa.

Isabel López Soler, de 58 años, que residía en el Km. 1 de la carretera de Campechuela Km.1, perdió su casa en aquel ciclón. Después de estar en la calle con sus hijas por algún tiempo, la instalaron en una casa declarada en estado de derrumbe; que le había servido de dormitorio a las enfermeras del Policlínico Comunitario No.1, situada en José Miguel Gómez No. 165 entre Narciso López y Aguilera.

Con muchas vicisitudes, Isabel López y su familia han vivido allí por 10 años. La vivienda se ha ido deteriorando aún más. A pesar de haber pedido hace ya varios años ayuda al Gobierno Municipal para repararla, nunca se la han dado.

De las seis habitaciones que tiene la casa, en la que viven ocho personas, solo puede utilizar dos: todas las demás están en inminente peligro de derrumbe.

Recientemente en las provincias orientales ocurrió un sismo que provocó nuevas afectaciones de las paredes de la casa que habita esta familia.

Isabel tiene cuatro nietos, de entre cuatro y diez años. El más pequeño, llamado Vladimir Resco Lumpuy, en breve será ingresado en el Cardiocentro de La Habana para una intervención quirúrgica de corazón abierto.

Isabel es trabajadora de la Empresa de Servicios Comunales. Por un salario de 582 pesos, tiene que barrer diariamente 22 cuadras (unos 2 200 metros). De su salario, ha tenido que comprar una escoba, una pala y las botas, porque Comunales no se las proporciona. Ni siquiera le dan guantes. El carromato con que recoge la basura está desfondado. Su empleador le planteó que a partir de ahora le pagarán igual tanto en época de seca como de lluvias; a pesar de que en esta última se incrementa el trabajo, pues cuando llueve el agua arrastra de la parte alta de la ciudad escombros, tierra y una mayor cantidad de desechos sólidos.

Ha tenido dos accidentes. En febrero de 2016 un auto lo atropelló, provocándole un esguince en la rodilla izquierda. Fue atendida en el Hospital Celia Sánchez Manduley donde le colocaron un yeso y le indicaron reposo por 30 días. El segundo aconteció cuando barría en la calle Marchán. Le colocaron un yeso y estuvo tres meses de reposo. Aunque entregó los certificados médicos en su empresa, no le pagaron los dos accidentes como está establecido. Le ha expresado a Julio Maceo, representante del sindicato, lo que le ha sucedido y le ha respondido que lo que tiene que hacer es ver por dónde camina. Típico de los dirigentes sindicales estatales.

Isabel dice que ya no cotiza el Comité de Defensa de la Revolución (CDR) ni la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) pues estas organizaciones le han dado la espalda, al igual que las entidades del gobierno local.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Tania de la Torre; Teléfono: 23574953
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*