Política

Lo peor del socialismo es su fiel implementación (I)

El Cerro, la Habana Rogelio Travieso, (PD) Estoy sorprendido por la publicación en Granma del discurso en la ONU de Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos. Como cubano que he tenido que convivir estos años bajo un socialismo impuesto, una Constitución excluyente y una férrea censura, sé que es algo bastante inusual.

Aunque en otras ocasiones no haya coincidido con el presidente estadounidense, en esta oportunidad reconozco que lo señalado por el mandatario es una realidad irrefutable.

Dijo Trump: “El problema de Venezuela no es que el socialismo haya sido mal implementado sino que el socialismo ha sido implementado fielmente. Desde la Unión soviética hasta Cuba y Venezuela, donde quiera que se haya adoptado el verdadero socialismo o comunismo, se ha generado angustia, devastación y fracaso. Aquellos que predican el principio de estas ideologías desacreditadas solo contribuyen al sufrimiento continuo de las personas que viven bajo estos crueles sistemas”.

Quiénes lo duden que le pregunten a los checos, los polacos, los búlgaros, los húngaros y los rumanos. Pregúntenles si quieren regresar al socialismo o al comunismo.

En el seno de la Internacional, se destacaba a principios del siglo XX un ala extremista a la que pertenecía la fracción más dura de los socialistas rusos: los bolcheviques, dirigidos por Lenin, vinculados a la tradición marxista y de inspiración violenta.

En marzo de 1887, se produjo un atentado contra el zar Alejandro III que no logró su objetivo. Sus autores fueron detenidos, juzgados, condenados a muerte y ejecutados. Uno de ellos era el hermano mayor de Lenin. Fue ahorcado junto a cuatro de sus cómplices.

Cuando el poder estuvo en manos de los bolcheviques, Lenin no controló su odio y en 1918, a espaldas del Buró Político, ordenó la matanza de la familia imperial de los Romanov.

Según el historiador Martin Malia, esta acción fue un retorno imaginario a la Revolución Francesa. Significó la entrada del terrorismo en la escena mundial como táctica política sistematizada.

El 24 de febrero de 1956, Nikita Jruschov, en el XX Congreso del PCUS, leyó el informe que denunciaba los crímenes del “Padrecito de los pueblos, el “Genial Stalin”.

En 1961, en el XXII Congreso del PCUS, Jhruschov volvió a recordar los horrores cometidos por el Stalinismo, y orientó que se erigiera un monumento en memoria de las víctimas. Ese monumento nunca fue erigido.

En 1964, Nikita Jhruschov fue depuesto de todas sus funciones. Murió en un total ostracismo en 1971.

El inicio del castrismo puede situarse a partir del 26 de julio de 1953, sin la participación de los comunistas.

Durante el encarcelamiento de Fidel Castro y sus compañeros en el reclusorio de Isla de Pinos (octubre 1953- mayo de 1955) se publicó “La Historia me Absolverá”, el alegato de Castro en el juicio por el ataque al Cuartel Moncada. En ese folleto había poco definido sobre ideología. En cambio, prometía beneficios al pueblo y justicia social. En estos más de 58 años de régimen castrista la mayoría de esas promesas han sido incumplidas.

Las promesas de Fidel Castro fueron la justificación para la acción armada ejecutada el 26 de julio de 1953.

En junio de 1954, en un panfleto clandestino, Fidel Castro prometió restaurar la Constitución de 1940, la celebración de elecciones libres y realizar una reforma agraria.

¿Conocían a profundidad los líderes del Movimiento 26 de Julio los horrores del socialismo y el comunismo? ¿Por qué, actualmente, cuando todos conocen esos horrores y fracasos, aún se mantienen las aspiraciones socialistas y comunistas en la Constitución cubana?

En 1959, Fidel Castro, reunido con carboneros de la Ciénaga de Zapata, calificó como salario miserable los de 30 pesos mensuales que devengaban. Esos pesos eran el equivalente de 30 dólares en aquel entonces. 58 años después, el salario promedio mensual en Cuba apenas llega a los 30 dólares.

Hoy en Cuba existen diez veces más prisiones que en 1959.

La deuda externa del Estado cubano es muy superior a la de antes de 1959.

Desde hace 55 años los cubanos subsistimos con cuotas deficitarias de alimentos.

Los cubanos de a pie, son víctimas de un apartheid económico y quienes disienten políticamente, sufren este apartheid doblemente.

Excepto en los rincones más apartados del campo, en Cuba, antes de 1959, jamás existió una situación tan calamitosa y una pobreza tan generalizada.

En los últimos meses, el mundo ha sido testigo de lo ocurrido en Venezuela.

La bonanza petrolera permitió a Hugo Chávez convertirse en un generoso rey mago y comprar voluntades en otros países; pero ello a la vez, posibilitó que Venezuela enrumbara hacia el caos. El gobierno de Nicolás Maduro, con su gran corrupción y una grave crisis política y económica, ha generado hambre a los venezolanos. Una Asamblea Nacional electa por amplia mayoría, de manera espuria es negada por una Asamblea Constituyente impuesta desvergonzadamente. Es una falta de respeto a la comunidad internacional.

¿Queda moral y vergüenza en este mundo?

En Colombia, los narcotraficantes, asesinos y secuestradores de las FARC han llegado a convertirse en un partido político. También aspiran a implementar el socialismo en Colombia. Puede que en un futuro puedan integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU”
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotravieso@nauta.cu; Rogelio Travieso, Móvil 538 59142 *Partido Liberales de Cuba.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*