Destacados Primera Plana, Periodismo

Los ganadores de Cuba hoy, frente a todos los cubanos perdedores

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Leemos en BBC Mundo y lamentablemente lo hacemos sin sorpresa, las declaraciones hechas a este medio por el hijo del sicópata y perdedor argentino Ernesto Guevara de la Serna (Che Guevara), mítico perdedor y asesino. Así, hemos podido saber, que Ernesto Guevara March, su hijo, es propietario de un negocio privado dentro de Cuba, que utiliza capital extranjero al tiempo que opera con varias empresas estatales.

Expuso el ‘hijo de’ que: “…No tiene nada que ver con si eres socialista o capitalista”. Agrega que: “…no tiene ningún sentido centrarse en ese aspecto. En su opinión: “…estamos haciendo un buen trabajo, algo que ayuda a mi país”.

¿Qué les parece?

¿Qué pasaría si de repente Guevara March decidiera unirse a la oposición interna pacífica cubana? ¿Haría un mejor trabajo para esa propiedad personal compartida por otros ‘hijos de’, que llama eufemísticamente “mi país?”. Aceptemos que sí. De inmediato sería colocado en posiciones preminentes. Podría fundar un grupo que para establecer distancias, podría llamarse, “Así somos”. Ganaría mucho más de esta forma, con lo que recibiría de los héroes aun no prisioneros del imperio, a cargo de la promoción de tantos iguales y semejantes, que con su actual empresa en Cuba.

Sería acogido por la real aristocracia mediática internacional, por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, (ACNUDH) por sus dignatarios como, Jean Ziegler, María Grazia Giammarinaro, y hasta por la supuesta experta Virginia Dandan; y por otros tantos funcionarios parcializados o comprometidos afectiva o ideológicamente con el régimen militar totalitario castrista. Tantos que sin la pañoleta, apretándoles el cuello, repiten en su silencio interior y dentro de sí, “… ¡seremos como el Che!” y en términos de perdedores, lo consiguen.

Guevara March alcanzaría un ascendente superior al logrado por Eliecer Ávila, Laritza Diversent, Odelín Alfonso, Roberto de Jesús Guerra y tantos otros ‘líderes opositores’ colocados en el Olimpo mediático por los héroes aun no prisioneros del imperio, responsabilizados con su selección. Estos personajes y sus patrocinadores hacen más daño a la oposición pacífica interna cubana que la misma policía Seguridad del Estado.

Más importante que saber quiénes y qué nos hace perdedores, sería conocer quién gana cuando todos por acá perdemos. Todo apunta al régimen militar castrista, sus miñones y sus parcelas de privilegios.

La élite castrista y sus allegados, hoy ocupan las lujosas mansiones que se apropiaron en Miramar, Nuevo Vedado, Siboney, Atabey, etc., lugares residenciales de aquellos a quienes tanto repudiaron por ser burgueses.

Como el hijo del mítico perdedor argentino, los hijos y allegados de la élite castrista lo tienen todo pero ambicionan más. Mientras haya héroes aun no prisioneros del imperio, tienen espacio para la proyección y promoción dentro de una supuesta disidencia política, que para nada perjudicará sus verdaderos intereses.

Cuando llegue el momento, podrán marcharse hacia los Estados Unidos y una vez allá, unirse a la floreciente colonia de herederos sin gloria y disidentes en retiro por allá afirmada.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*