Sociedad

Malas perspectivas para Manzanillo en 2017

Manzanillo, Granma, Dr. Santiago Emilio Márquez, (PD) Al igual que en el resto del país, el nuevo año 2017 se inicia en el municipio de Manzanillo, provincia Granma, bajo los augurios de que será difícil y complicado por la situación de la economía y el ya añejo tema del embargo norteamericano, a lo que hay que añadir la falta de voluntad política del gobierno para resolver los problemas.

Según funcionarios del gobierno han dicho a la prensa oficialista en el año que finalizó se trabajó en más de 104 objetos de obras, pero muchos de ellos están sin terminar y otros paralizados.

En el pasado diciembre pasado inauguraron tres construcciones, entre ellas la biblioteca “La Edad de Oro” y el Parque de los “Framboyanes”, que es usado por cuentapropistas. Dos de las obras se realizaron de modo privado.

Se ha reconocido que de todo lo que se pudo concluir en el año 2016, la mayoría no salió con buena calidad, porque no se tuvo en cuenta la cultura del detalle de terminación.

Existen insatisfacciones de los manzanilleros con relación al Parque de los Framboyanes, pues no cuenta con un baño público, tan necesario en la zona.

El zinc utilizado para la parte techada del parque no es de buena calidad, por lo que se piensa que en breve necesite mantenimiento.

Cuando oscurece hay problemas con la iluminación, pues el alumbrado que dan las farolas es deficiente.

Tampoco hay personal para el cuidado del parque.

Para este nuevo año se encuentran aprobadas varias obras, independientemente de las que no se concluyeron en 2016, entre ellas un recinto ferial llamado “El Bosque”, situado en el área del Nuevo Manzanillo donde se realizan las llamadas ferias agrícolas y culturales. De igual forma se piensa restaurar lo que otrora fue el emblemático cabaret Salón Rojo, ubicado en el centro de la ciudad.

Se dio a conocer que otras obras serán propuestas al gobierno provincial para ver si son aprobadas o no, entre ellas algunas que llevan años de ejecución, como el cabaret Brisas del Mar, en el área del Malecón.

Sin embargo, ninguna de estas inversiones restaurará la presencia que tuvo la ciudad de Manzanillo, y serán como una gota de agua en el mar, pues la infraestructura es pésima, e incluso hay muchos edificios con valor patrimonial en mal estado y obras por terminar sin avizorarse su tiempo de culminación.

Entre las necesidades sociales está el caso del telecentro municipal “Golfo Visión”, el edificio multifamiliar Inglaterra y una gran cantidad de construcciones que necesitan remodelación, entre ellas los paseos situados en las calles Martí y en José Miguel Gómez (El Boulevard); así como los corredores del parque central Carlos Manuel de Céspedes y muchas otras más que harían una larga lista.

Al arribar en 2017 a los 225 años de fundada la ciudad, seguirá dando una imagen vetusta y no muy agradable. Manzanillo no es un polo turístico y por ende no resulta de interés para el gobierno, lo que hace que no cuente con los presupuestos necesarios para continuar con las obras ya comenzadas y sin finalizar; lugares sin remodelar y sin mantenimiento.

No hay dudas que la falta de recursos y su habitual desvío, el desinterés de trabajadores y funcionarios, más la incorrecta estrategia de comenzar obras sin el presupuesto requerido y sin terminar las pendientes; así como el hecho que no se priorizan las que poseen una importancia social, económica o cultural, es una ecuación que no permitirá que los manzanilleros disfrutemos con regocijo de la recuperación de la belleza que ya desde hace mucho necesita nuestro querido terruño natal.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Santiago Emilio Márquez; móvil: +53523574953
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*