Política

Malos augurios

Marianao, La Habana, Rogelio Fabio Hurtado, (PD) Como de costumbre, las vacas siguen enflaqueciendo. El crecimiento previsto para el segundo semestre del pasado año, de un muy modesto 1%, cruzó la línea de números negativos y se convirtió en un decrecimiento del 09%, creo que por primera vez, se hacen públicas estas cifras.

Para el venidero, prometen otro crecimiento del 2%, lo que no significa sino que lograrán permanecer estancados, en el mejor de los casos. En esta sesión, el superministro Murillo no apareció por ninguna parte.

Como novedad, eché de menos el acostumbrado mensaje de firmeza dirigido al inquilino de la Casa Blanca. En su lugar, se pronunció un patético SOS dirigido a los inversionistas extranjeros, para que vengan a salvar al Socialismo.

Quedó claro que no se reclamará nada acerca del Bloqueo, ni la devolución de la Base de Guantánamo. Esas, al parecer, eran barreras para frenar el atrevimiento del saliente Obama. Con el nuevo hombre fuerte esperan entenderse mejor.

Este enérgico reclamo, emitido con voz ronca y seca, es un novedoso aporte, que supera al clásico una limosnita, por amor de Dios, y excluye la hipócrita promesa de que Dios se lo pague. Al fin y al cabo, seguimos siendo ateos y materialistas, aunque ya casi desmaterializados.

Lo relativo a prohibir la erección de estatuas, es una medida muy prudente. El culto a la personalidad se satisface plenamente con la radio y la televisión.

La advertencia de que no vamos hacia el Capitalismo, es absolutamente innecesaria. Con nuestras capacidades financieras y productivas, no sé a qué clase de capitalismo podríamos aspirar. Mejor hubiese sido el intento de definir qué clase de socialismo tendremos, abierto y sin prejuicios a los capitalistas foráneos. El nuevo ensayo de Socialismo en un solo país, esta vez financiado por los propios capitalistas, detalle que se le escapó al inefable Lenin y al Gran Stalin.

Vamos a ver qué opinan los nuevos Salvadores, con Donald Trump a la cabeza.
rhur46@yahoo.com; Rogelio Fabio Hurtado

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*