Política

Mitos y realidades de una oposición democrática (I)

Lawton, La Habana, Juan Manuel Moreno, (PD) Los miembros de diferentes organizaciones opositoras dentro y fuera de Cuba cuestionan el uso de fondos que aportan los programas para el desarrollo de procesos democráticos en la Isla que luego alimentan fortunas personales e incluso la realización de viajes turísticos por países de la región, fomentando lucro y estándares de vida desde la corrupción en una sociedad en transición.

Por otra parte, es un partido sumido en lineamientos económicos, que perdido en promesas irracionales en medio de la convulsión, impone el criterio de un caudillo y oferta salvajes golpizas o encarcelamientos a quienes denuncian su ingobernabilidad.

En tal sentido, la construcción de la democracia en Cuba se dispersa en el seno del oficialismo y pierde credibilidad entre los opositores por manifestaciones de clientelismo. Ambos evaden el dialogo y prolongan la agonía de la sociedad que en la apatía encuentra refugio, ante insuficiente gestión administrativa de recursos y una total falta de voluntad política.

Luego de varias etapas de crisis, la esperanza no defrauda a sus sobrevivientes sin proyectos de vida en el llamado desarrollo del subdesarrollo y que brinda oportunidades desde el alcance de las comunicaciones. Estas flexibilizan las políticas nacionales en la apertura a un 2017 sin el liderazgo histórico y la promoción paulatina de nuevas generaciones. Desesperanzados todos, por un futuro incierto. Totalmente dependientes de las indecisas decisiones de un decrépito aprendiz de caudillo.
morenoborregojuanmanuel@gmail.com; Juan Manuel Moreno

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*