Cartas a Modesto, Economía, Periodismo

Modesto y las sequías

Lawton, La Habana, Paulino Alfonso (PD) Sr. Modesto: En este loco periodo de su dictadura castrista, que ojala sea el final, le ha llegado el turno de las culpabilidades a la naturaleza. Ahora, todas las escaseces ustedes las justifican con sequías, que normalmente han existido, desde los tiempos de los siboneyes.

La sequía es la justificación no solo de los fracasos en la agricultura y la ganadería, sino también para reducir horarios de bombeo de agua, lo que resulta en un ahorro de petróleo. Y ese petróleo queda disponible para que ustedes lo vendan a otros países.

En casi toda La Habana se ha reducido el tiempo de bombeo a dos horas. Apenas da tiempo para llenar los tanques y demás depósitos y quedar abastecidos de agua al menos por 24 horas o cuando vuelva a las tuberías.

La Habana Vieja es abastecida de agua por pipas. Allí la falta de agua es endémica. Por formar el Casco Histórico de la ciudad parte de la vitrina con que se promociona el “socialismo próspero y posible”, su régimen trata de evitar una explosión social que pueda ser fotografiada por turistas.

Su régimen, además de esperar ayuda de otros países, también aprovecha la sequía para hacer eventos y destacar sus logros al enfrentarla y para hacer, con la experiencia que se supone tenga, ofertas de prestación de servicios a los países caribeños.

Su gobierno sufre también otras sequías, económicas particularmente. De inversionistas extranjeros, por ejemplo, que no acaban de aparecer en la cantidad que usted esperaba.

Por el momento, lo que más le interesa es el turismo, pero con su empecinamiento habitual, lo maneja con torpeza.

En vez de reparar el Hotel Internacional de Varadero, fue demolido, y en su lugar se acometió la construcción de un hotel con mayores capacidades y servicios. Lo realmente curioso de esto es que esta inversión fue asumida enteramente por el gobierno cubano.

¿Qué pasó? ¿Se acabó el boom inversionista en Varadero?

Actualmente el parque hotelero cubano cuenta con alrededor de 60 hoteles. En temporada alta alcanzan un índice ocupación del 80%. Si se aplicaran las tarifas internacionales, estas representarían un ingreso decoroso, pero se aplican ínfimas tarifas, como compensación por el mal servicio brindado.

La mayoría de los turistas que vienen a Cuba son jubilados y personas de escasos ingresos que ahorran para viajar en sus vacaciones. Esto ha convertido a Cuba en un asilo de ancianos y nostálgicos compañeros de viaje de Occidente e incluso de Rusia.

Para compensar un poco, desde hace tiempo su régimen promociona las realizaciones de videos clips para mediante sus “artistas” crear un producto turístico vendible en el extranjero que le reporte un dinerito más con que acrecentar sus siempre vacías arcas.

De paso, para epatar, han creado creó un canal de TV digital para atraer otras televisoras del Caribe y nutrir la famélica oferta de la TV nacional, ya que solo dispone de un puñado de series norteamericanas, la mayoría de hace muchos años, como Friends, Expedientes X y Esposas Desesperadas, telenovelas brasileñas y otras provenientes de donaciones, como la hecha por el actor Bárbaro Marín de un serial sobre salseros que hizo hace cerca de 10 años en Colombia.

Relativo a los alimentos, la sequía sigue igual o peor.

Y mientras siguen las sequías, usted está a la espera de algún agravio de Donald Trump, para continuar con las Mesas Redondas y reanudar las Marchas del Pueblo Combatiente y las arengas en las tribunas, con canciones de Silvio, para reafirmar la intransigencia de Fidel.

Como usted no cambiará, me reitero enemigamente suyo.
palfonso44es@gmail.com; Paulino Alfonso

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*