Política

Muy vil y más allá de todos los límites

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) La estrategia que viene en desarrollo orientada por el régimen militar totalitario castrista y ejecutada por la policía Seguridad del Estado (DSE) contra las valientes y emblemáticas Damas de Blanco, marca pautas que afirman la amoralidad y el carácter gansteril de este régimen y de esta antisocial institución, garante y ejecutora directa de la opresión totalitaria sobre el pueblo cubano.

Con la inescrupulosidad y el desenfado que les caracteriza, los represores asalariados de la policía Seguridad del Estado, se afirman en acosar a las Damas de Blanco desde sus más queridos seres en el entorno familiar más cercano.

Así, prepararon una celada contra Rey Hanoy Barrueto Gómez, de solo 17 años de edad, hijo de la Dama de Blanco Aliuska Gómez García. El propósito es castigar el activismo vertical de esta valiente mujer. Rey Hanoy se encuentra detenido arbitrariamente desde el domingo 29 de enero en una unidad de policía. Está bajo investigación y se le trata de vincular en un delito común creado por sus captores. Ya informaron a su mamá, en horas de mañana del día 13 de febrero 2017, que sería trasladado a la prisión de jóvenes del Guatao.

Lismeirys Quintana Ávila ha sido asaltada y robada por efectivos de la policía Seguridad del Estado que le sustrajeron dinero, luego de ser informados de la recepción de remesas a través de Western Union. Debe señalarse que ha sido amenazada y hostigada por el miembro de esta armada (DSE) Ariel Arnao alias “Luisito”.

Norma Cruz es otra Dama de Blanca agredida por represores asalariados de la policía Seguridad del Estado (DSE) Norma ha resultado multada y para castigar su activismo, ha sido multado a su vez un familiar muy cercano. Con la también Dama de Blanco Yolanda Santana, se ve repetido este mismo patrón, que se repite en Ivón Lemus, que se ve chantajeada por la suerte que podría correr, Osmel Nicolás Lemus, por supuesto, un pariente muy cercano.

Más allá de todos los límites que impone la decencia humana, la policía Seguridad del Estado impone órdenes criminales que envilecen a cada uno de los convocados a cumplirlas. La pregunta es: ¿Hasta cuándo?
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*