Economía

Peligra la zafra azucarera en Matanzas

Cidra, Matanzas, Oscar Sánchez, (PD) El cumplimiento de la producción de azúcar para la actual zafra en la provincia de Matanzas está en peligro. Es por eso que las autoridades locales usan el vocablo “inestable” al evaluar la marcha de la zafra.

Al parecer, los estrategas de la economía local tendrán que consultar a un babalao, (sacerdote de Ifá en la religión yoruba) para que les ayude a estabilizar esta industria, que otrora constituía el principal renglón económico en esta provincia y del país.

Según fue informado hace pocos días por Atilio García Alés, director de la Sala de Control y Análisis de la Empresa Azucarera Matanzas, al concluir la primera semana de febrero existía un atraso de 9 955 toneladas, por lo que el plan se cumpliría solo al 87%. Las causas: pérdidas de tiempo debido a roturas en los ingenios e interrupciones operativas y las lluvias que obligaron a detener las máquinas en dos de los cuatro centrales que participan en la actual contienda.

Los cuatro ingenios molían por debajo de sus posibilidades. Ninguno rebasó el 92% de su potencialidad.

Los problemas revelados son tan viejos que apena saber que se reiteran.

Las roturas han ocurrido otra vez, a pesar de que por citar solo un ejemplo, en el central Jesús Rabí, de Calimete, veinte de los obreros que participaron en las reparaciones antes de iniciada la zafra, donaron sus vacaciones del pasado mes de agosto para evitar retrasos en las labores.

La presente campaña azucarera se inició en la provincia el 17 de noviembre de 2016, tras realizarse ajustes en el calendario. Se había previsto que comenzara el día 15 de ese mes, pero hubo retrasos en un importante proceso inversionista.

A inicios de diciembre de 2016, cuando la provincia exhibía un 94% de cumplimiento en el plan azucarero, el Sr. García Alés dijo al oficialista semanario Girón, que era posible anular el retraso y ascender al compromiso establecido. Esto no ha ocurrido: el cumplimiento del plan descendió en febrero de este año al 87%.

Es lamentable que esto ocurra, porque el territorio posee decenas de combinadas de nueva tecnología, lo que ha potenciado el corte mecanizado. También dispone de nuevo equipamiento de mecanización agrícola, como los tractores de la marca Hito, conocidos como orugas, para trabajar en suelos húmedos.

Si el estado ha invertido recursos millonarios en los cuatro ingenios que intervienen en la presente zafra y los obreros han mostrado su dedicación al trabajo, ¿por qué han ocurrido en los ingenios interrupciones operativas? La respuesta está en la ineptitud de quienes dirigen, en su falta de previsión y control y su distanciamiento del lugar en que se produce.

Si esta situación no cambia, la inestabilidad en la zafra continuará y el plan de producción se incumplirá. Este es el gran peligro.
primaveradigital2011@gmail.com; Oscar Sánchez
Foto: Osmar Laffita

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*