Destacados Primera Plana, Editoriales, Opinión

¿Qué cambió con la administración Trump?, editorial 472

La Habana, Cuba, Redacción, (PD) Mientras Bruno Rodríguez, canciller del régimen militar castrista, recibía a congresistas republicanos de EEUU de visita en la Isla, como parte de una segunda comitiva parlamentaria que viaja a Cuba después de que Donald Trump se instalara en la Casa Blanca, en La Habana, la Oficina del Historiador sacó a los vendedores de libros de la Plaza de Armas. Estos fueron ubicados en la antigua Casa de Justicia Santa Ana. Para ello se argumentó que todo fue debido ‘al deterioro de los sitios históricos’.

El estado patrón castrista confiscó bienes y más de un millón pesos a cuentapropistas en Santa Clara en 2016. Además de la expropiación, a varios centenares de cuentapropistas se les aplicaron multas de hasta 1.500 pesos.

Los transportistas privados se ganaron el más reciente protagonismo con sus protestas contra la intervención del estado patrón con sus políticas impositivas. En Santa Clara, los camioneros, en La Habana los choferes de almendrones, todos plantaron cara a las autoridades y mediante el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales, se pusieron de acuerdo para protestar contra las abusivas medidas del gobierno.

Mientras hablan y hablan desde los medios oficiales contra lo que llaman ‘bloqueo’, el régimen militar castrista compró medicinas y equipos a EEUU por valor de 11 millones de dólares. Esto contradice el antes señalado discurso oficial que afirma que no puede adquirir productos de salud debido al embargo.

Ha sido denunciada la bestial arremetida del régimen militar castrista contra las Damas de Blanco y sus familiares. Ya cuatro mujeres cumplen condenas en prisión. Berta Soler, líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco ha advertido: “El régimen quiere acabar con las Damas de Blanco, pero no hay pacto con el tirano”.

Aun así, congresistas estadounidenses republicanos trabajan en propuestas de leyes a favor del comercio con este régimen. Se dice que se trata de evaluar y compartir experiencias en agricultura, para así promover las investigaciones conjuntas. No parecen interesados en el tema Derechos Humanos. La suerte del pueblo cubano interesa a muy pocos.

Mientras los congresistas republicanos estadounidenses dialogaron por acá con los personeros de más alto nivel del régimen, el actual arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García, recibió a las representantes de las Damas de Blanco y sostuvo un diálogo con ellas, para así lanzar una señal de aliento en medio de la noche oscura para las libertades que se vive.

De forma paralela a esto, la ONU cuestiona la ‘extraordinariamente amplia’ participación militar en el sistema judicial castrista. Se trata de que relatores sobre Desapariciones Forzadas insisten en que las investigaciones de ese tipo de crímenes deben estar a cargo de una ‘justicia independiente’. Esto es algo que el totalitarismo insular no acepta, porque desde 1959 en Cuba no hay legalidad en una justicia parcial y sesgada y muchísimo menos, división de poderes.

Muchos por acá se preguntan ¿qué cambió realmente con la administración Trump en términos de concesiones a la más antigua dictadura de las Américas? El tiempo lo dirá.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*