Internacional

Rafael Correa se va a Paris

El Vedado, La Habana, Aleaga Pesant, (PD) Cubavisión y Telesur se morían diciendo que el candidato de Alianza País, Lenín Moreno, ganaría las elecciones en la primera vuelta. Hasta el ególatra Walter Martínez invitaba directamente a los ecuatorianos a votar por un Lenin ecuatoriano. Sin embargo, la vida les jugó una mala pasada: se irá al balotaje el próximo 2 de abril.

Previo a las elecciones se habló de las tendenciosas trampas de Alianza País, como cuando el Secretario de Educación Superior colgó un tuit vaticinando el resultado de la victoria oficialista en la primera vuelta por 41 % contra 18 de Guillermo Lasso. El pronóstico fue una maniobra mediática para influir en el electorado. Fue descubierta, y provocó un desmentido oficial, luego que los ciudadanos insistieran en aclarar el asunto.

Al final de la batalla, Lenin Moreno ganó la primera vuelta, pero es poco probable que gane el balotaje.

Rafael Correa se comporta histéricamente. Todos lo recordamos durante la huelga policial del 30-S, que Correa convirtió gracias a Telesur en un golpe de estado. Pero no es un dictador aún, y luego de dos mandatos decidió dejar el poder “atado y bien atado” a sus seguidores. Pero víctima de sí mismo y luego de una década gobernando, sus partidarios actúan predeterminadamente e intentan sostenerse en el poder indefinidamente.

Si son tan optimistas, ¿por qué Correa pasará su post gobierno con las cigüeñas, en París? ¿Porque su mujer es belga? ¿Porque le gusta la lluvia y el frio parisino? ¿Para tomarse fotos en Les Champs-Élysées? Nada de eso.

La crisis de los precios de las materias primas, entre ellas el petróleo, que bajó de 100 dólares el barril en 2014 a 20 dólares en 2016, hundieron a Ecuador en la recesión. El relajo macroeconómico de la gestión de Correa estuvo marcado por la creación de infraestructura vial no vinculada a la nueva creación de puestos de trabajo y la elevación del PIB. Sus acciones impopulares y de carácter autoritario, como sus represalias contra militares, periodistas, empresas, trajeron aguas al molino.

Correa, en palabras que lo fotografían, advirtió: “La mejor manera de tenerme lejos es que se porten bien. Si se portan mal, me les presento y los vuelvo a derrotar.”

Narcisismo, dice un periodista de El País. Desorden mental, digo yo. “Guapería barata de barrio”, dice Juan Moreno, “como cuando el 30-S, lo llevaron al hospital de la policía por un golpe recibido y empezó a gritar que lo tenían secuestrado”.

Correa teme al destape de la corrupción, no solamente de Oderbrecht, que implica no solo a Lenin Moreno, sino también a su propio hermano, al que ha tenido que esconder de la fiscalía desde hace ya varios años.

Comprende Correa tardíamente que los poderes omnímodos que recibió como presidente de la republica con la reforma constitucional, el amordazamiento de la prensa, la debilidad del congreso que el ganó en esta oportunidad, se pueden volver contra en su contra, en la misma forma que él los usó contra sus opositores.

Pero hay más. Si Alianza País, negocia con otras fuerzas para ganar las elecciones, tendrá que rebajar el azufre de su propuesta.

La oposición, con solo una alianza mínima, puede llegar al 52% de los votos, lo que le daría la victoria.

Entonces, el previsor Correa, prefiere poner la Cordillera de los Andes, la selva de la Amazonía y el Océano Atlántico de por medio. Por si acaso.

Foto Lenin Moreno. Wikipedia
aleagapesant@nauta.cu; Aleaga Pesant

Un comentario

  1. Miguel Iturria Savón

    Buen artículo, Julio, agudo y ameno, propio de la prensa independiente cubana. Desdramatiza la sobreactuación de los dinosaurios de la izquierda caudillesca de América Letrina. Saludos desde el Mediterráneo, Miguel iturria Savón.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*