Destacados Primera Plana, Editoriales, Opinión

Represión en aumento y equilibrio inestable, editorial 480

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) De forma paralela al anuncio de que la Isla recibió más de, o casi dos millones de turistas, nada ha cambiado en la vida de los cubanos dentro de Cuba. Sumado al impuesto del 10% sobre el dólar estadounidense, el estado patrón y propietario supremo vende a la población artículos de primera necesidad con una gabela de aproximadamente un 200% sobre los precios originales de adquisición, esto, en el país que paga los salarios más bajos en América Latina.

Estas y otras situaciones marcan en la actualidad un descontento creciente entre la población. La respuesta gubernamental ha sido la ya conocida.

La represión se incrementa y la inestabilidad social marca cotas que nadie pensó que se lograrían Cuba adentro.

La corrupción galopante entronizada no parece perder o ceder espacios. Esta desciende como una orientación, desde los más altos estratos de poder de la dictadura. Marca el buen vivir de los generales sin batallas y los herederos sin gloria que viven una vida de oropel, en suntuosas residencias que no adquirieron con su trabajo, pero que detentan como botín a partir del nepotismo, la incondicionalidad o por una combinación armónica de ambos.

Por supuesto que algunos o muchos detalles de la pesadilla que se vive en Cuba son posibles debido a la complicidad o el silencio de los gobiernos democráticos europeos, latinoamericanos y de los Estados Unidos de América.

Ninguna de las embajadas del régimen militar totalitario castrista en los Estados Unidos, en Europa o América Latina contrata el personal que necesita desde una agencia empleadora obligatoria impuesta por alguno de estos gobiernos. Tales embajadas contratan y pagan a sus empleados de forma directa y sin intermediarios. ¿Por qué no exigen al régimen militar totalitario de La Habana, un trato igualitario en este sentido?

Luego del acercamiento y las concesiones hechas por la administración encabezada por el ex presidente Barack Obama al régimen militar encabezado por el general presidente y heredero del poder absoluto, Raúl Castro Ruz, la represión contra el actuar político ciudadano independiente dentro de Cuba se incrementó de forma notable.

En la actualidad, aunque la dictadura castrista se comporta muy cautelosa con el gobierno estadounidense por temer alguna respuesta del presidente Donald Trump, de quien infieren una conducta impredecible, esto no ha hecho disminuir la presión represiva contra la oposición pacífica interna.

Este equilibrio inestable en que se mueven no ha hecho disminuir el crescendo represivo que se percibe y se sufre desde esta orilla. Tampoco la intervención en que se afirman para sostener al títere venezolano, que en la actualidad atraviesa sus peores momentos de rechazo popular y ciudadano.

Aunque el régimen militar totalitario castrista se encuentra frente a una bancarrota casi terminal en que lo único sostenible es la represión, hay más.

En la actualidad, el régimen militar castrista sobrevive a duras penas con el turismo, la exportación de médicos y las remesas de emigrados. Los beneficiarios de todo esto son los privilegiados miembros de la nomenclatura, altos militares y sus parientes.

Hoy se trata de pasar a un fascismo corporativo que les permita transformarse en una aristocrática casta gerencial que para no hundirse, buscará refugio en el capitalismo, solo que sin democracia.

Sobre esto, Rusia y China han seguido la pauta marcada por el nazi-fascismo alemán y el fascismo italiano del Duce Mussolini, que no debe ser pasada por alto.

Falta poco para que les veamos congelar salarios, realizar despidos masivos, cerrar fábricas y recortar gastos sociales. Como ya ha sido expuesto, los aumentos de precios no son nuevos, ahí están. Vendrán otros aportes de este emergente castro-fascismo salvaje, el más novedoso aporte a la modernidad.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*