Política

¿Seguirá la monserga del socialismo marxista, leninista, castrista o lo que sea?

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Dada su inviabilidad y el amplio historial de fracasos en Rusia, Europa del Este, Asia y más recientemente América Latina, las especulaciones felizmente depreciadas en la práctica de Karl Marx y su carnal Federico Engels, solo se mantienen en el discurso del régimen militar totalitario que encabeza el general de ejército Raúl Castro.

En la praxis, Gaesa y el resto del tinglado monopolista y oligárquico que dirigido por militares, marca pautas de corrupción y enriquecimiento en Cuba, se afirman en un capitalismo de estado monopólico y corporativo que conserva los términos teóricos socialistas solo para el discurso mediático.

De acuerdo con lo observado, en la práctica, quienes encontraron por vez primera la fórmula que hoy se aplica en Cuba, fueron Adolfo Hitler y sus seguidores de aquel partido nacional y hasta socialista que decía defender los intereses de los trabajadores alemanes, a quienes explotó con una eficiencia que ciertamente jamás han logrado sus émulos castristas desde esta orilla, aunque se hayan esforzado ciertamente para lograrlo.

Todo parece indicar que en 2018, quizás hasta el Partido único cambie su nombre. Puede que sea revolucionario o cualquier otra cosa, pero lo más inteligente será adecuar el discurso con la praxis y los morones que no faltan, creerán ver los cambios solo con la apertura capitalista.

Quizás este sea el momento en que tanto fuera como dentro de Cuba, la gente se percate de que capitalismo es la solución económica perfecta, solo que esta no es por sí sola la solución humana que hace falta. La Alemania nazi y la Italia fascista eran capitalistas y esto no hizo que los alemanes y los italianos fueran libres. En la actualidad, Rusia es tan capitalista como los Estados Unidos, Inglaterra e incluso Alemania, solo que este avance no ha conseguido que los rusos sean libres. Para que el capitalismo consiga articular felicidad y realización humana, este necesita libertad, democracia, derechos y un estado que se consagre a fortalecer y defender esa libertad y esa democracia desde un estado de derecho.

Aunque herederos primados del clan Castro compren residencias que cuesten millones y paseen su opulencia desde yates por el Mediterráneo, esta conducta capitalista no resuelve problema alguno Cuba adentro, donde la corrupción y la represión fascista son enajenantes y totalizadoras.

El castro-fascismo gobernante en Cuba pone el acento en procedimientos usados en su momento por el nazi-fascismo europeo como vía expedita para una intimidación mayor de la ciudadanía. Continuarán sin permitir sindicatos libres, derechos y libertades.

Solo así el Castro-Consorcio, sus generales y herederos mantendrán sus mal habidas prerrogativas. Entonces, si el capitalismo puede convivir con la falta de democracia, libertad y derechos, en Cuba, en un futuro, harán falta mucho más que reformas económicas.

El momento de mayor peligro llegará cuando se termine definitivamente la monserga del socialismo, marxista, leninista, castrista o como quieran llamarlo. Entonces veremos de cerca y sin afeites, la cara del castro-fascismo que llega.

Sobre esto es bueno decir que aunque decenas de miles de buenos norteamericanos combatieron al fascismo en la II Guerra Mundial y muchos entre ellos, dejaron la vida en esta empresa, lo único malo que parecen ver los que hoy mandan por allá es al rebasado comunismo o lo que les llega con medias lunas y terrorismos.

Aunque estemos próximos al fin de estas viejas monsergas, las que vendrán, serán peores.

Foto: Sede del Grupo de Administración Empresarial S.A., GAESA. CiberCuba
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*