Internacional

¡Si los amantes de la libertad y la democracia no actúan, pobres nuestros pueblos!

El Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) Nada de lo que ocurre en Venezuela nos sorprende a los cubanos. Son más de 58 años de experiencias en su mayoría negativas: desilusión, falta de libertad y democracia, carencias de todo tipo, autoritarismo totalitario, una Constitución ideológica y excluyente, desesperanza, etc.

La mayoría de los venezolanos se resisten a que los conduzcan por caminos similares a los de Cuba.

El domingo 30 de julio, en Venezuela se realizaron las ilegítimas elecciones de candidatos a la Asamblea Constituyente convocadas por el régimen de Nicolás Maduro.

Maduro no ha respetado la voluntad popular de los que eligieron a la mayoría opositora en la Asamblea Nacional. No respetan al poder legislativo. El gobierno maneja como marionetas al poder judicial en los casos de Leopoldo López, Antonio Ledesma y otros opositores encarcelados.

¿Hasta cuándo el poder ejecutivo y el judicial actuarán en contubernio contra la Asamblea Nacional?

Estos casi cuatro meses de enfrentamientos han arrojado más de 100 muertos, cientos de heridos y encarcelados. Este lamentable saldo es el resultado de un mal gobierno, violador de su misma Constitución, que miente, manipula y utiliza la fuerza para violar los derechos de la mayoría de su pueblo.

El régimen de Maduro no escucha los reclamos de la comunidad internacional.

Maduro y su manada es burda y grotesca, casi todo les sale mal y quedan al descubierto con sus fraudes y trampas.

A Venezuela, por su riqueza, la comparaban con Arabia Saudita. En la actualidad se parece a Haití.

¿Serán tantas las trampas, el fraude y la manipulación que el nombre del presidente de la república, con su chantajista Carnet de la Patria, no apareció en el colegio habilitado para su votación?

¿Por qué negaron el número de fallecidos en las primeras horas de la jornada sangrienta del 30 de julio?

Servil peón del poder ejecutivo, la Comisión Nacional Electoral inicialmente informó la falsa cifra del 90% de participación de votantes. La cifra ofrecida posteriormente, 41%, no es creíble tampoco, ya que no existe transparencia e imparcialidad.

El Poder Ejecutivo, el PSUV, la Comisión Nacional Electoral, el Poder Judicial son distintas caras de un mismo cuerpo que responde solo al poder autoritario de Nicolás Maduro.

Estos constituyentes, cuando la Asamblea sesione, levantarán sus manos servilmente también para aprobar lo que ya deberá estar confeccionado y decidido por Maduro y sus compinches: una Constitución autoritaria, excluyente y antidemocrática. Como la cubana.

El mundo democrático deberá unirse y actuar contra las pretensiones de la izquierda cavernícola que se aprovecha de las posibilidades que le son permitidas en las democracias.

Los supuestos defensores de los pobres, cuando logran subir al poder por la escalera que les brinda el Estado de Derecho, derriban la escalera, para que nadie más pueda subir.

Aspiran a establecer regímenes similares al que existe en Cuba, o los que existieron en la Europa del Este y la antigua URSS. Con distintos ropajes y nombres, las pretensiones de esa izquierda, del socialismo del siglo XXI, son similares: el socialismo irrevocable castrista, el chavismo, la piñata sandinista de Daniel Ortega, el sectario indigenismo del Movimiento al Socialismo de Evo Morales, la demagoga Revolución Ciudadana de Rafael Correa, Lula Da Silva y el Foro de Sao Paulo, Piedad Córdoba y sus aspiraciones electorales presidencialistas, la narco-guerrilla de los asesinos y secuestradores de las FARC que aspiran a convertirse en partido político, y otros menos visibles.

¡Mucho cuidado! Sus pretensiones son adueñarse del poder de por vida y privar a sus pueblos de libertad, democracia y riqueza. La realidad exige estar muy alertas y actuar contra sus pretensiones

En junio de 2002, el régimen castrista respondió con “el Socialismo Irrevocable” al Proyecto Varela y la petición ciudadana para cambiar las leyes con más de 10,000 firmas que exige la Constitución de la República de Cuba en su artículo 88 inciso g., y a la que hicieron caso omiso.

La derrota aplastante propinada a Nicolás Maduro y al Socialismo del Siglo XXI, en las elecciones de diputados a la Asamblea Nacional fue el motivo principal del llamamiento anticonstitucional a la Asamblea Constituyente.

El régimen de Nicolás Maduro ha ido muy lejos con el fraude y su actuar abusivo contra el pueblo venezolano.

Hay fuentes que han asegurado que la cifra del 41% de participación es también un fraude, que la participación de votantes estuvo muy por debajo de los 8 millones.

Si los amantes de la libertad y la democracia en el mundo no actúan, ¡pobre de nuestros pueblos!
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotravieso@nauta.cu; Rogelio Travieso, Móvil 538 59142 *Partido Liberales de Cuba.

 

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*