Internacional

Si Timochenko es presidente Colombia se plegará más a la élite castrista

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Desde la década del 80 del pasado siglo XX, las FARC incursionaron en el narcotráfico, adoptaron herramientas terroristas como la implantación de minas antipersonales, asesinato de civiles, miembros del gobierno, policías y militares. Como sus pariguales de los carteles de narcotráfico, practicaron el secuestro con fines políticos o extorsivos, realizaron atentados con bombas y armas no convencionales (cilindros de gas, animales bomba), son responsables de actos que provocaron desplazamientos forzados de civiles, reclutaron menores, destruyeron puentes y carreteras por medio de bombas con dinamita, además de destruir de estaciones de policía y las casas de los civiles cercanas.

Con semejante expediente criminal, resulta difícil comprender que Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timoleón Jiménez y más adelante alias Timochenko, pueda participar en un proceso electoral como candidato a presidente del país que contribuyó a hacer inhabitable. El criminal que es, comenzó su formación como tal en la antigua Unión Soviética. Fue allí, dicen que a estudiar en la Universidad Patricio Lumumba en Moscú. Se dice que la estancia en Moscú rusificó su alias y de Timoleón paso a Timochenko. Más adelante viajó a Cuba, donde concluyó su formación criminal.

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional, (AI) ha sido la que con más claridad describió en su momento al conflicto colombiano. AI definió la situación en términos de que en Colombia, no existió un conflicto armado sino una guerra contra el terror. Guerra y terror de las cuales el actual candidato FARC-EP, resulta un exponente crucial.

Así el candidato presidencial y aliado del régimen militar totalitario castrista, cuenta con un impresionante aval de secuestros, terrorismo, homicidios, reclutamiento de menores, hurtos, daños a bienes ajenos, narcotráfico, extorsión, conspiración, sedición y asociación para delinquir. El máximo jefe del grupo narco guerrillero cuenta en su haber con más de 100 órdenes de captura por parte de las autoridades colombianas.

A despecho de que (FARC-EP), es una organización catalogada como terrorista por varios Estados soberanos como Colombia, Chile, Perú, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y la Unión Europea, los acuerdos de paz rubricados en La Habana y características muy propias de Colombia, posibilitan que un criminal como Timochenko Londoño tenga la posibilidad real de convertirse en presidente y transformar a Colombia en algo mucho peor de lo conocido hasta hoy por esos lares.

De hecho, lo primero que Timochenko hará desde el poder, será ‘venezolanizar’ a Colombia y hacer de este país, otra satrapía castrista en las Américas. No debe descartarse que su opción electoral es la más inteligente que podía adoptarse. Ya estaba perdida la guerra. Era cuestión de tiempo, (muy poco) para que los satélites y la tecnología de primera línea al servicio de los aliados de los Estados Unidos, liquidara a lo que resta de la cúpula de las FARC.

Hoy día, Timochenko dispone de todo lo necesario para sobornar, extorsionar y lo que se le ocurra y necesite con los narcodólares controlados por las FARC. Con esa inmensa cantidad de dinero, podrá ayudar a los Castro y comprar a cuanto comunicador o dirigente le parezca.

Dispondrá para su servicio a los hábiles y bien entrenados agentes de la inteligencia castrista (los que hicieron presidente a Hugo Chávez). A toda la izquierda mierdera internacional como Podemos en España, Maduro y sus ladrones de Venezuela y los vividores del Foro de Sao Paulo. Las FARC son conocidas como “el mayor cártel de la droga del planeta” eliminado Escobar Gaviria y los carteles de Cali y Medellín, es probable que así sea.

Si en su momento, Gabriel García Márquez sirvió de mensajero al ex dictador Fidel Castro, para trasladar a un presidente estadounidense los intereses del difunto ex dictador, esperemos con atención de modo que quien se avenga a servir a Timochenko, no pase inadvertido en el momento del timo.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*