Política

¡Socialismo para las mayorías, disfrute capitalista para una minoría!

El Cerro, la Habana, Rogelio Travieso, (PD) Hay hechos que son relevantes en el recuerdo de los que hoy tienen más de sesenta y cinco años. Así, tenemos los discursos interminables, las promesas incumplidas, los juicios en tribunales revolucionarios, generalmente parcializados, el ademán de Fidel Castro de renunciar al puesto de primer ministro que provocó la renuncia del presidente Urrutia, la explosión del barco La Coubre.

Antes de la eliminación de los partidos políticos y de la prensa libre, Fidel Castro, durante su visita a Estados Unidos, había manifestado que no debía tenerse preocupación referente al comunismo en Cuba.

Luego vino la Ley de Reforma Agraria que originó el surgimiento del latifundio estatal, la nacionalización de las compañías Texaco, Shell y Esso y el resto de las propiedades norteamericanas y el establecimiento de relaciones con la URSS y la ruptura con Estados Unidos.

El 15 de abril de 1961, en el acto en 12 y 23 para despedir el duelo de las víctimas del ataque aéreo, fue declarado el Estado Socialista ante una representación minoritaria del pueblo cubano.

Al producirse el desembarco de la Brigada 2506 por Playa Girón, más de 100,000 cubanos fueron detenidos durante los días que duraron los combates.

Antes de la creación del Partido Comunista de Cuba (PCC), la dirección revolucionaria transitó por las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y el Partido Unido de la Revolución Socialista Cubano (PURSC).

En los años 60, se destinaron cuantiosos recursos y hubo pérdidas de vidas humanas con la exportación de la revolución.

En la década de los sesenta se intentó erradicar la prostitución. Las prostitutas fueron incorporadas a planes de reeducación y convertidas en costureras y taxistas, las llamadas violeteras por el color violeta de los autos.

Dada la incapacidad del sistema socialista, en marzo de 1962 se inició el racionamiento de alimentos que dura hasta hoy.

En octubre de 1962, con la Crisis de los Misiles, Cuba y el mundo estuvieron al borde de sucumbir en un holocausto nuclear.

En marzo de 1968, con la Ofensiva Revolucionaria, el régimen se radicalizó aun más y se convierte en totalitario.

Después de la muerte de Che Guevara, se insistió en la creación de un hombre nuevo inspirado en su figura.

En 1970 fue un fracaso muy costoso para la economía nacional la Zafra de los 10 Millones.

A partir de 1975 y durante los años 80, miles de cubanos fueron enviados a pelear en las guerras en Angola y Etiopía, con un alto costo en recursos y vidas humanas.

En 1976 fue redactada y aprobada la nueva Constitución, ideologizada y excluyente.

Después de años de separación e incomunicación: En 1978, el régimen se mostró menos extremista y permitió, luego de años de separación, que los cubanos empezaran a relacionarse con sus parientes en el exterior.

Quienes tenemos edad suficiente recordamos que este tipo de relaciones, las autoridades las controlaban y cuestionaban. Quienes lo duden, que averigüen por aquellas planillas que llamaban “cuéntame tu vida” que obligatoriamente había que llenar para poder ser admitidos en centros de estudio y de trabajo. En dichas planillas indagaban la integración revolucionaria, y si uno tenía creencias religiosas y familiares en el exterior y si se carteaba con ellos.

Hasta que se desintegró, fue millonaria la ayuda recibida de la URSS.

En 1986, luego de muchos errores y fracasos y olfateando lo que ocurría en el campo socialista, Fidel Castro hizo un giro económico brusco, anunció el “Proceso de rectificación de errores y tendencias negativas”, y exclamó: ¡Ahora si vamos a construir el Socialismo!

¿Y en los 25 años transcurridos desde 1961 qué se estaba construyendo?

Entre 1989 y 1991 se derrumbó el socialismo real en Europa del Este y la URSS.

En Cuba, durante el Periodo Especial, aumentó más aun la centralización.

Para intentar paliar el hambre se dio paso al Plan Alimentario. Resultó otro fracaso del que muy poco se dijo.

En 1995 se despenalizó la tenencia de dólares y se crearon las casas de cambio de divisas (CADECA). Dada la crisis económica, era conveniente que los cubanos radicados en el exterior, principalmente en Estados Unidos, ayudaran a sus familiares en Cuba.

Con el descalabro del chavismo en Venezuela, la situación cubana tiende a empeorar.

Este sistema, que demostró su fracaso en infinidad de oportunidades, con sus ineficiencias, el voluntarismo, la corrupción generalizada, actualmente está atrapado en un círculo vicioso.

Los cubanos siguen obligados a la simulación. Gritan: ¡Socialismo o Muerte! y al día siguiente se marchan de Cuba.

Las promesas de un futuro mejor desaparecieron como agua en canasta. No hubo hombre nuevo. Con la indisciplina social generalizada, los salarios de miseria, y los altos precios, el trabajar perdió sentido. La prostitución y el alcoholismo se han generalizado.

Una significativa parte de los más jóvenes solo tiene un plan: marcharse de Cuba.

Este sistema malogró las vidas de todos los cubanos, Cuba es hoy el país más envejecido del continente.

¿De quién es la responsabilidad de todo eso?

¡Cuánta razón tuvieron los que sentenciaron en Europa del Este que el socialismo es el camino más largo entre el capitalismo y el capitalismo!

El centralismo estatista debe acabar. Cuba, requiere reformas económicas y cambios estructurales. De lo contrario, los 58 años transcurridos es muy posible que solo sirvan para otra piñata al estilo nicaragüense o ruso.

En Cuba, actualmente lo que hay es el peor de los socialismos para la mayoría y disfrute capitalista para una minoría.
rogeliotravieso@nauta.cu; Móvil 538 59142 Partido Liberales de Cuba.

 

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*