Sociedad

Susana está desesperada

Manzanillo, Granma, Tania de la Torre (PD) Antes de irse a Manzanillo, Susana Jardines Gómez vivía en el municipio Bartolomé Masó, provincia Granma. Tiene 24 años, padece de asma crónica y tiene 3 niños –nacidos por cesárea- enfermos: dos hembras, Cheyla y Queila, diagnosticadas con asma bronquial con 3 y 5 años de edad respectivamente, y un varón, Yordel, de 7 años, epiléptico.

Yordel tenía un año de edad cuando comenzó a convulsionar y fue ingresado en el Hospital Infantil Hermanos Cordobés, en Manzanillo.

Estando ingresado el niño, se quemó la casa y a la familia solo le quedó la ropa que tenía puesta.

Una amiga de Susana, al verla tan desesperada, se la llevó a vivir a Manzanillo, para la casa de adobe construida por ella y su esposo. Con el tiempo, Susana construyó su casa también del mismo material, al lado de donde estaba viviendo, en el reparto Damagal.

En 2011, Susana acudió al Poder Popular para tratar de mejorar su casa o adquirir una. Allí le informaron que no podían ayudarla. Y lo que es peor: el presidente de la Asamblea Provincial, de nombre Sobrino, le comunicó que tenía que demoler lo que construyó porque era ilegal.

La visitaron tres inspectores y fue multada con 250 pesos. Como no tenía a donde con sus hijos decidió pagar y quedarse, pero a la semana regresaron los inspectores y le impusieron otra multa, esta vez de 500 pesos. Solo pudo pagar 200 pesos y fue llevada a los tribunales. Acudió con sus tres hijos enfermos, sin que nadie se condoliera: fue sancionada a cuatro meses de prisión domiciliaria que cumplió sin abandonar su vivienda.

Le entregaban una ayuda económica de 175 pesos, para que pudiera adquirir medicinas y comida, pero le fue suspendida. Funcionarios del gobierno que le dijeron que se encontraba apta para trabajar.

Susana se gana la vida vendiendo tamarindos en una carretilla.

Recientemente un dirigente municipal ordenó le retiraran la electricidad que tomaba para iluminar su casa de un vecino establecimiento perteneciente al Ministerio de Comercio Interior (MINCIN).

Susana cocina con leña del monte, no tiene agua ni baño.

Susana, ante tanta calamidad, espera por un dirigente con dignidad que le avale un subsidio para levantar su casa.

¿Y con casos como este, todavía el régimen se vanagloria de la atención que brinda a los niños!
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Tania de la Torre; Teléfono: 23574953
*Red de Comunicadores Comunitarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*