Política

Tres sacerdotes que sienten la tragedia del pueblo cubano de a pie

El Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) Con fecha 24 de enero de 2018 y con motivo de cumplirse el XX aniversario de la misa celebrada por la visita del Sumo Pontífice Juan Pablo II a Santiago de Cuba y las palabras de Monseñor Pedro Meurice ex Arzobispo de la Arquidiócesis santiaguera.

Los Sacerdotes: Padre Castor José Álvarez de Devesa, cura del Modelo Camagüey, Padre José Conrado Rodríguez Alegre, Párroco de San Francisco Trinidad Cienfuegos, Padre Roque Nelvis Morales Fonseca, Párroco de Cueto Holguín. Enviaron una Carta Pública al jefe de estado en funciones, General Raúl Castro Ruz, sobre la necesidad que de manera apremiante realice cambios para evitar sucesos “violentos que solo añadirían más sufrimiento inútil”.

En la misiva se señala nuestra crítica realidad y cuanto la situación lo requiere. Los sacerdotes en su carta, fueron capaces de poner el dedo sobre la llaga que por muchos años, hace sufrir a los cubanos de a pie dentro de su patria. Estos párrocos, se exponen públicamente. Muy distinto a aquellos, que no son capaces de actuar en defensa del derecho natural que Dios nos legó a todos los seres humanos, incluidos los cubanos que dentro de Cuba, sufren.

En este mundo, donde a veces prevalecen las decisiones políticas, los malos procedimientos y los planteamientos irritantes. Posición como la de estos tres sacerdotes, nos reconforta. Uno se queda perplejo al escuchar que autoridades de tanto relieve como el Papa Francisco, diga públicamente que un país como Cuba, donde existe la exclusión política, económica y social, sea catalogado por Su Santidad, como capital de la unidad.

Que en un país tan sufrido como la República de Colombia, los narco asesinos guerrilleros se conviertan en un nuevo partido político y desde este, aspiren a gobernar a esa hermana nación. Que la representante para las relaciones internacionales y la cooperación de la Unión Europea exprese que en Cuba existe una democracia de partido único.

Ante tanta componenda y subestimación del sufrimiento y el sentido de justicia hacia los pueblos, es estimulante que aun queden personas que se sensibilicen con los más sufridos, como ha sido con la posición asumida por los tres párrocos protagonistas que redactaron la misiva al Jefe de Estado cubano.

El pasado 28 de enero se cumplieron 165 años, del natalicio de quien es distinguido como el más universal de los cubanos, José Martí Pérez. Como muy acertado señalan en su carta los sacerdotes, estamos a tiempo de hacer una Cuba, como la deseaba Martí. “Con todos y para el bien de todos”.

En mi caso, quien escribe estas líneas, debo señalar que no simpatizo con la alta jerarquía de la Iglesia Católica y tampoco con algunos de sus curas.

Sin embargo en mi forma de creer, tengo fe en Dios, Jesucristo y la Patrona de Cuba, La Virgen de la Caridad del Cobre. También les tuve fe, confianza y recuerdo a Juan Pablo II, a Monseñor Pedro Meurice Estiú.

Desde el pasado 24 de enero, crece en mi un gran respeto y admiración por los sacerdotes Castor José Álvarez, José Conrado y Roque Nelvis Morales. Ellos sienten la tragedia del pueblo cubano de a pie y demandan públicamente al jefe de estado cubano, reformas urgentes pues, “El tiempo se acaba, apremia abrir la puerta”.
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotraviesonauta.cu; Rogelio Travieso,
Móvil 538 59142
*Partido Liberales de Cuba.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*