Editoriales, Opinión

Últimas desvergüenzas, editorial 489

La Habana, Cuba, Redacción Hab, (PD) La dictadura militar castrista reivindicó ese poder absoluto que disfraza de “soberanía e independencia” en el tema derechos humanos para violarlos a gusto. Esta fue su respuesta, luego de la aprobación por la Eurocámara del acuerdo que le permitirá normalizar relaciones con la UE tras dos décadas de Posición Común.

El Parlamento Europeo adoptó el acuerdo bilateral de cooperación con 567 votos a favor y 65 en contra. Así, el régimen militar totalitario castrista dejará de ser el único país latinoamericano sin un convenio de este tipo con la Unión Europea (UE). Solo que el acuerdo deja puertas abiertas para la violación sistemática de derechos y libertades al pueblo y la sociedad cubanas, hecho sobre el que afirma su “gobernabilidad” la dictadura militar entronizada en la Isla.

El convenio, que fue negociado desde 2014 y suscrito oficialmente en diciembre último, sustituye a la Posición Común de 1996, que vinculó la cooperación europea con mejoras en la aplicación y ejercicio de los derechos humanos.

En la actualidad, como es conocido por todos, los derechos humanos y libertades del pueblo cubano aún pueden ser violados a capricho por el régimen castrista.

El texto ratificado por los eurodiputados entrará en vigor de manera provisional en los aspectos comerciales y de cooperación. Quedará a la espera de que los estados miembros de la Unión Europea (UE) den su aprobación final.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ratificó que la posición del bloque seguirá siendo la oposición al embargo y sus efectos extraterritoriales.

El Acuerdo fue firmado por el canciller castrista, Bruno Rodríguez, y por Federica Mogherini, alta representante de Política Exterior de la UE en Bruselas. Federica Mogherini reconoció el martes último “la profesionalidad de la contraparte castrista” y sobre el particular, expresó: “Se han dedicado a fondo con mucha apertura, con un gran sentido de respeto por las diferencias y las dificultades”.

La pregunta de rigor a la Sra. Mogherini sería: ¿Apertura para quién? ¿Apertura cómo? ¿Para el pueblo de a pie víctima del Consorcio militar Castro-Fascista que le vende artículos de primera necesidad con un 200% por encima del precio de adquisición? Un pueblo trabajador que recibe un salario promedio que no rebasa los $30 USD mensuales. ¿Será esta la apertura y el respeto a que se refirió la Sra. Mogherini?

Otra reciente desvergüenza a destacar, proviene de un trabajo publicado por el rotativo oficialista Granma el viernes 7 de julio firmado por Enrique Ubieta y que tuvo por título, “¿Es posible unir lo mejor del capitalismo y el socialismo?”.

En su trabajo, Ubieta afirma esta flagrante falsedad. Dice que: “El capitalismo cubano, como en el pasado, solo puede ser neocolonial o semi-colonial. La única forma que tiene la burguesía de retomar y mantener el poder en Cuba, es a través de un poder externo; es la única opción para reproducir su capital, y ya sabemos que la Patria de la burguesía es el capital”.

Quizás el compañero Ubieta cuando habla de poder externo, se refiera al imperio soviético, vía primada a partir de la cual, el líder y responsable directo del desastre entronizado en Cuba, el felizmente difunto Fidel Castro, retuvo el poder absoluto durante varias décadas hasta el colapso feliz de aquella pesadilla, momento adecuado para buscar y encontrar la próxima vía externa de sostén y apoyo.

El Sr. Ubieta oculta el actual tránsito del siempre fracasado socialismo real, marxismo leninismo, etc., al sistema corporativo fascista de capitalismo de estado sin derechos ni libertades inaugurado en Alemania e Italia por Hitler y Mussolini en la primera mitad del siglo XX y hoy rebautizado como socialismo del siglo XXI o reformulado desde lineamientos mendaces. Tránsito iniciado por la élite castrista desde su oligopolio militar y su control policial absoluto.

Las desvergüenzas nunca llegan solas y así ponemos estas, a consideración de tan pacientes y respetados lectores, que si no residen en Cuba, verán todo con distanciamiento y es posible, que hasta con empatía. Solo habría que ver quienes serán depositarios de tal distanciada empatía, las víctimas o la profesionalidad y carisma de los victimarios.

Fotograma: Signature of the EU-Cuba Political Dialogue and Cooperation Agreement. Delegation of the European Union to Cuba
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*