Economía

Un recuento necesario

Lawton, La Habana, Paulino Alfonso, (PD) Hace poco más de dos años, aunque el pueblo seguía con las penurias de siempre, la economía cubana parecía estar en franca recuperación. Parecían buenos los augurios para el régimen. Decenas de gobernantes visitaban al general presidente Raúl Castro y este era recibido con bombos y platillos en Paris. Centenares de empresarios norteamericanos acudían a Cuba, cual si fuera El Dorado, en busca de ganancias que en realidad solo existían en las estadísticas oficiales

Pero con la inesperada elección de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, terminaron los sueños del régimen castrista y sobrevino un impase.

En la medida que avanzaban las gestiones de los empresarios norteamericanos interesados en hacer negocios en Cuba, se mostraba claramente lo poco factible de esas gestiones que habían emprendido, ya que las condiciones que imponía el régimen eran imposibles de satisfacer sin pérdidas . Así, uno a uno, se fueron retirando y quedaron solo unos pocos optimistas que todavía vislumbraban esperanzas de un cambio por parte del régimen. Por ejemplo: la hotelera Starwood, que adquirió un contrato de administración en dos hoteles que ni siquiera los españoles querían, un fabricante mini-tractores que esperaba venderlos a agricultores privados, y Sprint, que logró un acuerdo que después de firmado, quedó sepultado bajo el secretismo oficial

En estos momentos, no aparecen muchos inversionistas dispuestos a arriesgar su dinero invirtiendo en Cuba. Y la economía cubana no da señales alentadoras.

El único sector económico que muestra incrementos es el turismo, que ha logrado rebasar la cifra de tres millones de visitantes, fundamentalmente cubano-norteamericanos, norteamericanos y canadienses.

Pero sobre el turismo es prudente hacer algunas consideraciones.

El costo de operaciones en el sector turístico se mantiene en un 70 % de los ingresos. Según datos oficiales, la cifra bruta obtenida anualmente es aproximadamente 3 mil millones de dólares. Pero buena parte se va en la muy costosa construcción de nuevos hoteles para poder enfrentar la afluencia del turismo. Y está la competencia del resto del Caribe, a la que se suma ahora la Venezuela de un desesperado Nicolás Maduro que debuta en este ya sobrecargado escenario.

Con relación a la exportación de médicos y demás trabajadores de la salud, no hay incrementos notables en las cifras. Hablando en términos beisboleros, “se está en slump”. La única novedad que se ha hecho pública ha sido la reciente firma de un acuerdo con Vietnam para el envío de una brigada médica cubana a ese país, pero sin definir los servicios que prestaría.

Otra de los rubros más ventajosos de la economía cubana, el tabaco, este año se espera que aportará cuando más, 400 millones de dólares.

Aunque hay una producción de miel de abejas cercana a las 9 000 toneladas, incluso con los actuales precios, solo reportará unos 50 millones de dólares de ingresos.

Respecto a la zafra azucarera, suponiendo que tenga éxito el tantas veces fracasado intento de lograr producir 2 millones de toneladas de azúcar, la ganancia estaría pignorada por la deuda convenida con los chinos, .quienes con su paciencia ancestral, la toleran aun después de 10 años, pero no renuncian a cobrarla.

Y la deuda con China no es la única que tiene el régimen castrista sin amortizar.

¡Poco le duró la bonanza!
palfonso44es@gmail.com; Paulino Alfonso

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*