Tecnologia

Viaje al universo del algoritmo

Miami, USA, Karyon Kuma (PD) En nuestro pasado artículo sobre rayos laser tratamos acerca de proponer en segunda opción el sistema de algoritmos aplicados a la ciencia como la octava maravilla del mundo, pues éstas son, respectivamente, creaciones o sistemas, muy valiosos logrados por los seres humanos para desarrollar nuestra vida, hacerla más confortable, productiva e incluso más hermosa.

Buscando el origen del desarrollo científico técnico sale al paso el factor que interviene en cada operación y es justamente el uso de algoritmos.

El origen etimológico del término se debe al matemático Al-Khwarizmi, nacido en la Edad Media en lo que hoy se conoce como Uzbekistán.

Para introducir el término, hemos escogido dos citas proporcionadas por el especialista Carlos Valderrama Vázquez en su trabajo titulado Algoritmos: ´Un algoritmo es una secuencia de operaciones detalladas y no ambiguas, que al ejecutarse paso a paso conducen a la solución de un problema´. “En otras palabras, es un conjunto de reglas para resolver una cierta clase de problemas”.

En segundo lugar, Valderrama anota que ´un Algoritmo es la aplicación de pasos lógicos, secuenciales y metódicamente aplicados para dar solución a un problema en cuestión´ (…) ´Todo problema se puede describir por medio de un algoritmo´.

Hacemos hincapié en valorar esta lógica basada en combinaciones y pasos secuenciales pues gracias a ella logramos dar solución y dominar los proyectos y hacerlos realidad.

Contemplemos el algoritmo como una obra maestra de composición. Vamos a vibrar con un mundo silencioso donde casi todo es posible. Intentemos acercarnos al universo del algoritmo.

Para poner en perspectiva este acercamiento hemos seleccionado una noticia aparecida el pasado 25 de febrero en el sitio oficial cuballama.com donde explican las causas de retrasos en mensajes enviados a través de la agencia de comunicaciones Cuballama:“… hemos podido comprobar que un gran número de los SMS hacia Cuba no llegan, aun cuando tenemos la confirmación de recepción en nuestro sistema. Al parecer, ha habido cambios en los algoritmos de recepción de SMS de ETECSA que impiden que muchos de estos SMS sean recibidos por el usuario finalmente…”

Según avanzamos en el entendimiento del concepto se manifiesta que pueden abarcar tanto acciones básicas humanas que nacen desde el mismo pensamiento o idea-necesidad con sus pasos lógicos correspondientes, como también ya aplicado a mecanismos y programas de máquinas; por tanto, nos debemos quedar con esa primera condición del concepto que consiste en una secuencia, muchas veces cíclica,de pasos lógicos que se repiten.

Para nuestra sorpresa es tan simple la definición que el tener una idea y organizarla en pasos con una secuencia para ser ejecutada ya entra dentro del concepto de algoritmo. Curioso, ¿verdad?

Existe abundante literatura especializada encargada de explicar el sistema de un algoritmo, los podemos encontrar tanto en aportes simplificados como en trabajos de especialistas. El ejemplo más común, que incluso aparece desglosado a la vista de todos en bases de datos y libros, es el modelo de la lámpara:Si una lámpara no funciona, una primera respuesta sería preguntarnos y luego comprobar si está conectada. Las respuestas pueden ser dos: Sí o No. Si es No, pues se debe proceder a conectarla, pero si la respuesta fuera Sí, ya está conectada, surge otra cuestión, puede estar el foco quemado. Si es Sí, se debe sustituir el foco, si es No, ya entonces lo que corresponde para solucionar el problema es comprar una lámpara.

El algoritmo está relacionado con la propia lógica de pasos que están en la mente y este mismo proceso se inserta en la tecnología aprovechada para programar mecanismos sofisticados, digamos “luego de este paso debe seguir este otro” pues el caso es lograr una solución práctica. Pero necesitamos representar esos pasos para hacer realidad el proyecto que tengamos como propósito, y esa idea que tenemos vamos a representarla de forma gráfica, ya sea con letras, figuras geométricas, números o caracteres para definir sus acciones, es decir, tienen una simbología para indicar inicio o término, interconexión (con otro procedimiento), actividad, dirección de flujo, decisión (decisiones alternativas), etc. Según sea la idea, de ella dependerá que se persiga una lógica y no otra.

¿Cómo logramos el puente entre nuestras ideas de pasos y una fase en la que ya logramos que una máquina realice dicho proceso? Antiguamente el ciclo mecánico se resolvía con la ayuda de poleas, cadenas, muelles, ruedas dentadas, cavidades y juegos de diferentes pesos para lograr que una máquina ejecutara acciones, como es el caso del reloj de péndulo. Actualmente para esto nos apoyamos en el mundo de la electrónica; aquí no hay magia, lo que existen son artilugios humanos creados para una solución y esto es que se designan combinaciones de números o letras para indicar el proceso, todo lo cual permite que contemos, por ejemplo, con algo tan útil como una lavadora, que es capaz de lavar, enjuagar, exprimir y secar gracias a ello. El proceso de programación se logra con la ayuda de un programa informático que permite realizarlo, se usan campos electrónicos. En el siglo XX se utilizaba lo que se conoce como relé, dispositivo electromagnético que, estimulado por una corriente eléctrica muy débil, abre o cierra un circuito en el cual se disipa una potencia mayor que en el circuito estimulador, logrando mecanismos de cambios activados para encendido-apagado, arriba-abajo y otros, pero hoy se usa electricidad y procesadores de computación compuestos que combinan los especialistas en programación.

No podemos evitar una breve retrospectiva y referirnos al siglo XIX, cuando en pleno apogeo de la revolución industrial, hubo reacciones de rechazo al uso de las máquinas. La historia recoge un momento crucial con lo que se conoce como Ludismo, un movimiento social de protesta liderado por artesanos ingleses contra las máquinas, que según su perspectiva, propiciarían la destrucción de empleos. Fue una situación muy compleja en que los trabajadores sintieron que serían sustituidos por los nuevos artefactos, se sospechaba que este novedoso recurso los dejaría en desventaja, sobre todo debido a la rapidez y, porque obviamente, no tendrían los problemas relacionados con el factor humano. El ecologista Kirkpatrick Sale ha dedicado su obra e investigaciones a este tema y vale la pena escuchar su punto de vista.
Por su parte, las máquinas, como el tiempo, nunca se han detenido, se volvieron cada vez más sofisticadas, eficientes, increíbles y el uso de algoritmos es un importante elemento para tener en cuenta en este desarrollo.

El tema invita a adentrarse en un sinfín de particularidades y dejamos a interés personal esta guía acerca del uso de algoritmos, cuyo sistema, como hemos visto, puede incluso ser aplicado a nuestras acciones comunes que requieran pasos fijos para hallar soluciones, pues no es privado del mundo tecnológico, pero desde luego está presente en los equipos que usamos en nuestras casas, talleres, fábricas, oficinas y todo tipo de instalaciones, ya sea en impresoras, lavadoras, ventiladores, scanners, microwaves y muchos otros equipos.

Ofrecemos aquí una breve bibliografía de consulta a la que nos hemos remitido para ampliar los conocimientos sobre este tema, el cual afortunadamente consta con abundante literatura especializada capaz de arrojar luz sobre el interior del avance tecnológico y cómo ha logrado un nivel de sofisticación que ha permitido a la humanidad dar saltos cualitativos que no podemos pasar por alto.

Pinales Delgado Francisco J, Velázquez Amador César E, Algoritmos resueltos con diagramas de flujo y pseudocódigo.
Carlos Valderrama Vázquez, Algoritmos
C Bottazzi. Algoritmos y estructuras de datos
cosmovisionsiglo21@gmail.com, Karyon Kuma

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*